El futuro del cine y las series en plataformas de streaming

El estreno de películas de cine y series en plataformas streaming, plantea un dilema a las grandes productoras: ¿es conveniente y rentable estrenar una película de gran presupuesto y espectáculo en plataforma, sin pasar por la sala de cine?

Hace un año se especulaba bastante acerca del futuro mediato e inmediato de las plataformas, la televisión y su relación con el cine. Roma, producida por Netflix, se estrenó en salas; El irlandés de Scorsese seguiría el mismo camino o se estrenaría solamente en la plataforma. La producción propia de calidad por parte de las plataformas sería una amenaza para las salas.  El negocio se hacía digital. Disney compró Fox para conseguir volumen suficiente para lanzar una plataforma propia. Amazon siguió el camino de Netflix y se convirtió en productora. Apple se cansó de distribuir películas a través de itunes y se disponía a tener un lugar propio y exclusivo. Los expertos se preguntaban si habría mercado para tanta oferta, si las televisiones sobrevivirían a la embestida de las plataformas, y cómo evolucionaría la distribución en sala. La llegada del COVID-19 no ha desmentido ninguna de las teorías al respecto, simplemente aceleró el proceso y definió el mercado en un tiempo récord.

La pandemia y los confinamientos han aumentado la demanda, ha quedado claro que la llegada de nuevos actores, como Disney, Apple (y algunos más), no perjudicó a Netflix  ni a Amazon. La implantación de Disney +, con ayuda del confinamiento, ha sido excelente, superando incluso sus mejores pronósticos. Apple ha lanzado su plataforma Apple tv+ que apuesta por contenidos exclusivos; de momento su archivo es reducido pero muy atractivo.  Las televisiones tradicionales siguen siendo las dueñas absolutas de los informativos y de los eventos deportivos. El resto de la programación sufre ante la opción de ver una película o serie en el momento deseado. Naturalmente existe la televisión a la carta y la grabación, pero sólo tienen relevancia en el mercado de la no ficción que está resultando minoritario, y al que empiezan a entrar también las grandes plataformas. Es evidente que las televisiones tienen que adaptar su modelo y buscar alianzas si no quieren quedar al margen de esta revolución.

Y un fenómeno que se extiende cada vez más: la presencia en plataformas de películas antiguas o «cine clásico«. Dentro de esta línea, llama la atención la variada oferta de Amazon Prime Vídeo, que entre otras propuestas tiene una gran selección de westerns de la historia del cine.

El futuro del cine y las series en plataformas de streaming vs futuro de las salas de cine

En cuanto al futuro de las salas, parece claro que no van a desaparecer, pero el público se ha hecho más selectivo y no se va a desplazar si no está bien motivado: hay un público incondicional de películas de calidad en V O, estos se mantienen. De hecho, los distribuidores que mejor fortuna han tenido en estos días han sido los Renoir de Plaza de España en Madrid y los Verdi de Barcelona, pero afectan poco al volumen del negocio. El gran público irá a una pantalla grande para ver grandes estrenos. Tenet y Wonder Woman  han demostrado que no basta llenar una gran pantalla de luces para llenar una sala.

Mulan
Mulan se estrenó directamente en Disney+ cobrando un canon suplementario a los usuarios de la plataforma

Esto plantea un dilema a las grandes productoras: ¿es conveniente y rentable estrenar una película de gran presupuesto y espectáculo en plataforma, sin pasar por la sala de cine? Disney quiso marcar una diferencia cuando se decidió, por fin, a estrena Mulan, utilizó la fórmula de la exclusividad cobrando un canon suplementario a los usuarios de Disney+. Disney afirma que la experiencia fue positiva, pero a continuación estrenó Soul, de Pixar, sin coste adicional. El problema inmediato es cuánto esperar para el lanzamiento a la pantalla grande de productos importantes y costosos, y qué productos poner en marcha para un futuro relativamente próximo. De entrada Warner se dispone a estrenar en la plataforma HBO Max lo que ha retrasado un año. En cuanto al futuro próximo, todo depende de la apertura de las salas estadounidenses.

En España la oferta actual es, por orden de volumen de contenidos, Netflix, Amazon Prime Video, Disney+, HBO Max, Apple tv+, que son a la vez productoras y distribuidoras. Existen además Movistar+, que distribuye diversos canales de pago según el tipo de contrato que tenga el usuario. Rakuten tv es, en realidad, un gran videoclub digital que ha pasado a la modalidad tarifa plana por tiempo limitado y tiene un gran catálogo.

Junto a ellos no cesan de surgir otros como Filmin, que ha conseguido un nicho propio al apostar por un buen catálogo de clásicos y –principalmente- miniseries europeas que han triunfado en sus países de origen. FlixOlé es una plataforma exclusiva de cine español, con más de 3.000 títulos. Esencial para quien se interese por la  historia no inmediata de nuestro cine. De reciente creación es Famiplay centrada en el cine familiar con valores. Esto suscita una cuestión sobre contenidos que sería tema para otra ocasión.

Finalmente, es llamativo el fracaso de la plataforma Filmstruck que se lanzó en España en junio de 2018 y se cerró muy poco tiempo después. Su oferta de cine clásico con copias de enorme calidad era pequeña pero formidable. Y su precio era muy asequible, 5,99 al mes. Se trataba de una iniciativa de Turner y Warner que había negociado con la mejor editora de soportes domésticos del mundo, The Criterion Collection, venerada por los cinéfilos por las ediciones en DVD y Blu-ray de películas de pestigio, con unos extras cuidadísimos.