Inicio Noticias Actualidad del Cine Appaloosa: El viejo oeste americano

Appaloosa: El viejo oeste americano

El vestuario de los personajes en Appaloosa fue resultado de la labor del diseñador de vestuario David Robinson, quien estudió fotos y antigüedades del oeste para hacerlo

Appaloosa (2008)
Appaloosa (2008)

Appaloosa: El viejo oeste americano

“La paleta de colores en Nuevo Méjico es realmente increíble en la pantalla,” observa Ginger Sledge. Appaloosa: El viejo oeste americano.

Cuando Ed Harris y Robert Knott escribieron el guión de Appaloosa, se imaginaron que esta ciudad de ficción en la que tiene lugar la historia se encontraría en Nuevo Méjico o en Arizona.  En realidad, los cineastas consideraron filmar en Arizona, Nuevo Méjico y Texas antes de decidirse finalmente por la parte norte de Nuevo Méjico.

Harris recuerda, “yo quería hacer una película que tuviese el alcance adecuado para mostrar la belleza del lugar en el que se desarrolla la historia: el suroeste, en Nuevo Méjico.  Pensé que la historia de Parker se merecía eso.  Siempre me encantó Nuevo Méjico.  El Rancho Ford en Santa Fe terminó siendo nuestra mejor opción en términos de paisajes e intangibles. Es una situación perfecta para la película porque mucha de la gente de producción se han mudado de Los Ángeles a Nuevo Méjico, por lo que hay muchísima gente con talento allí. Desde el punto de vista estético, era el mejor lugar para filmar. Todo lo que tienes que hacer es salir y experimentarlo todo. Grandes cielos, colinas, desierto, silencio».


Appaloosa es la séptima película del director de fotografía Dean Semler filmada en Nuevo Méjico. “Santa Fe es ideal para filmar películas del oeste. Tienes tanta variedad de paisajes», refiriéndose a los paisajes de este estado donde predominan las mesetas, las colinas, los chaparrales del desierto, los terrenos alpinos y las cuencas de los ríos.

“La paleta de colores en Nuevo Méjico es realmente increíble en la pantalla,” observa la productora Ginger Sledge. “Dean capturó vistas asombrosas con tonos muy ricos y saturados. Tienes el azul vibrante del cielo y bellísimos verdes con tonos de marrón, de rosa pálido y de naranja entremezclados. Esta tierra es sorprendente.”

Appaloosa fue filmada entre septiembre y comienzos de diciembre de 2007 en y en los alrededores de Santa Fe. Otras localidades incluyen los acantilados de arenisca de Abiquiu y en los alrededores del río Chama, donde los bosques de algodón estaban adquiriendo un tono dorado con la llegada del otoño. La ciudad de Appaloosa fue construida en el Rancho Cerro Pelón del diseñador Tom Ford en Galisteo. Aún cuando la mayor parte de la película fue filmada en Nuevo Méjico, el equipo de producción decidió filmar una escena muy importante de un tiroteo en Austin, Texas, que sirvió para hacer las veces de la ciudad de ficción llamada Río Seco.

A diferencia de la riqueza de matices del paisaje de Nuevo Méjico, el  diseñador de producción Waldemar Kalinowski trabajó estrechamente con Harris para darle vida a la ciudad de Appaloosa para reflejar la condición de ciudad deprimida de esta ciudad.

Appaloosa está experimentando problemas en su economía, entonces vemos lo que ha sido y lo que es hoy en día», explica Kalinowski. “Fuimos muy específicos desde el comienzo. No se trata solamente de una pequeña ciudad sucia en el medio del salvaje oeste. Es una ciudad que surgió por la compañía minera».

Para construir la ciudad de Appaloosa, el equipo de Kalinowski utilizó una combinación de madera, ladrillos y adobe, un material de construcción típico del suroeste. Aunque la mayoría de las estructuras fueron construidas mayormente con madera, algunos edificios importantes, como el  Boston House Hotel y el Saloon, fueron construidos con ladrillos. El edificio del banco tenía una fachada de piedra y tanto la compañía minera, como la iglesia, eran edificios construidos con adobe.

Ed Harris en Appaloosa (2008)

Vestuario

El vestuario de los personajes en Appaloosa fue resultado de la labor del diseñador de vestuario David Robinson, quien estudió fotos y antigüedades del oeste para hacerlo.  Robinson encontró algunos puntos comunes en la moda de los hombres de esa época y supuso que las similitudes estaban relacionadas con los aspectos prácticos de la situación. «Por ejemplo, te pones un pañuelo para evitar que se te queme el cuello, y te pones un chaleco, porque te aporta una capa adicional», explica el diseñador.

Adicionalmente, el diseñador de vestuario intentó lograr un balance entre moda y realismo.  “La fotografía era un invento nuevo en esa época, y aquellos a quienes les tomaban fotos vestían seguramente mejor de lo que harían normalmente en la vida diaria,” explica Robinson. “Cole tiene un estilo clásico. Muchas veces lo ves llevando un blazer estilo Príncipe Alberto en gris pizarra, junto con pantalones negros y una camisa a rayas de la época. Es una persona muy práctica, pero muy meticuloso y cuidado».

Hitch es mucho más práctico. Sus colores son los marrones y los verdes», explica Robinson.  “Es muy práctico, así que si se le rompe algo, sólo lo cose. Tiene una cinta de cuero de su silla de montar que le ha añadido a la chaqueta para que el cinturón de su pistola no desgaste la chaqueta».

Robinson diseñó, dibujó y construyó todos los trajes para el personaje de Zellweger: Allison French, en su tienda de vestuario.  El diseñador explica: “Allie no es la típica mujer en una película del oeste. Definitivamente tiene algo más de estilo porque viene de una ciudad grande. Proviene de una familia de clase media alta, entonces buscamos para ella en la moda de 1880 y basamos su guardarropa en eso. Los trajes de Allie tienen mucho más color si los comparas con los trajes del resto de las personas en Appaloosa. Primero la vemos en un traje color bronce y azul marino. Luego la vemos en una variedad de colores, como el verde y el granate y con trajes que son de seda en su mayoría».

Adicionalmente, el moderno sombrero de vaquero era nuevo en esa época, por lo que los sombreros que se muestran en Appaloosa son de ala redondeada o telescópica, más que dentados con alas curvas que vemos en los sombreros de vaqueros modernos.

Appaloosa: El viejo oeste americano. Armas y caballos

Otro importante detalle en la realización de Appaloosa fue la utilización de armas que se usaban en ese momento histórico. La pistola más notoria en la película es la que lleva Everett Hitch: una gigantesca escopeta muy rara también llamada punt gun o market gun.  Con 127 centímetros de largo y más de 5 kilogramos de peso, resulta un arma muy impactante.  La pesada arma era utilizada frecuentemente en barcas o botes para disparar a grandes manadas de patos o de gansos para obtener los animales y las plumas. Técnicamente más un arma de caza que un rifle, este arma dispara un gran número de balas que se van dispersando a medida que llegan a la boca. La pistola de Virgil Cole es un Colt 45 con mango de hueso de 1873.

Se utilizaron varias docenas de caballos durante la filmación de Appaloosa, en su mayoría, grandes y fuertes cuarterones, junto con otro tipo de caballos y de mulas. El jefe de vaqueros Rex Peterson estudió las antiguas pinturas de Frederic Remington para encontrar el caballo de la época de 1880. “Los caballos llevan monturas y bridas muy elegantes adornadas con plata», explica Peterson.  “Los indios americanos llevan monturas y bridas mucho más sencillas».

Las montañas escarpadas en el área de Abiquiu exigieron una planificación muy cuidadosa y gran concentración para todos los que participaron en estas escenas. Viggo Mortensen recuerda: “lo más difícil, lo hicimos todo durante la primera semana, trepando por empinadas colinas en terreno rocoso. Rex escogió dos corceles muy impresionantes para Cole y para Hitch porque querían causar una impresión al llegar a la ciudad por primera vez».

“La imagen de Cole y de Hitch llegando a la ciudad de esta manera forma parte de la clásica iconografía del oeste,” explica el productor ejecutivo Michael London.  “Son dos personajes que van a arreglar lo malo. Parece algo sencillo y obvio, pero descubren detalles y aspectos complejos de la situación que hacen que su misión sea imposible de realizar sin comprometer mucho en el camino.”

“No se trata de una película de vaqueros revisionista,” explica Mortensen.  «No se trata de una película de 1882 vista a través de nuestros ojos, sino de una película que no juzga la manera en la que se comportaban las personas en esa época. Los estándares de conducta eran muy diferentes. De alguna manera, existían estándares de educación y de caballerosidad muy altos, pero en otro sentido, las personas se comportaban de una manera mucho más directa y brutal con los demás. Ni Ed ni yo, siendo los papeles masculinos de mayor importancia, estamos tratando de justificar la violencia derivada de nuestro trabajo en esta película, o de hacer que nuestros personajes parezcan más heroicos de lo que son.”

Harris concluye: “lo más importante para Robert Knott y para mí, al escribir el guión fue respetar la intención de Robert Parker.  Una vez en el set, intentamos ser lo más leales posible con las intenciones y las relaciones de cada uno de los personajes. Aún cuando estamos en la década de 1880, la naturaleza humana aún dicta la manera en que reaccionan las personas y cómo se tratan. Los temas y conflictos relacionados con la amistad,  la lealtad y la traición siguen siendo muy importantes hoy en día. Ver cómo todo toma forma con un equipo tan increíble. Realmente no podía pedir más. Ha sido una experiencia increíblemente enriquecedora».

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Salir de la versión móvil