Inicio Noticias Actualidad del Cine Estreno de El Inventor de Juegos

Estreno de El Inventor de Juegos

· Esta nueva aventura familiar de Juan Carlos Buscarini llega a las pantallas españolas este viernes 1 de abril.

Iván Drago (David Mazouz) es un niño de siete años con una gran imaginación que proviene de una familia de inventores de juegos. Iván par­ticipa, junto a más de 10.000 niños, en un concurso sobre creación de juegos promovido por «La Com­pañía de los Juegos Profundos» y, gracias a sus ha­bilidades, resulta ganador.

- Anuncio -

Sin embargo, no llega a conocer el premio de ese con­curso y comienzan a sucederle cosas extrañas. Se abre para él entonces un mundo de aventuras y mis­terios, donde nada es fácil y su vida será como un juego en un tablero, donde cualquier paso hacia otra casilla supone un gran desafío.

El Inventor de Juegos está basado en el libro que con el mismo título publicó el autor Pablo de Santis en 2003, y es una co-producción entre Argenti­na, Canadá e Italia. Con un presupuesto aproximado de 6 millones de dólares, el filme ofrece un gran tra­bajo de producción al servicio de una historia dirigida a un público preadolescente, de edades comprendidas entre 7 y 12 años.

Cine de entretenimiento y familiar

Juan Carlos Buscarini (Pérez, el ratoncito de tus sue­ños) dirige esta película y, desde que leyó la novela de De Santis, tenía claro que quería hacer una cin­ta familiar, porque «en realidad, hay muy pocas pe­lículas para toda la familia, como E.T., o los filmes de Pixar o de Tim Burton. Muchas de ellas lo inten­tan, pero muy pocas realmente lo logran. El objeti­vo ideal de una película familiar es que los padres y los niños vayan al cine juntos. Decidí hacer un thri­ller de aventuras, no necesariamente con elementos de fantasía, pero con un componente romántico; quería escribir una carta de amor a un mundo que está desapareciendo, en el que no hay dispositivos electrónicos ni internet y en el que los abuelos y los nietos juegan juntos».

Buscarini explica que «El Inventor de Juegos se desarrolla en un es­pacio sin tiempo y en un lugar indeterminado; se trata de un romántico mundo en el que la gente cree en la invención de juegos y en la familia. Cuenta la historia de un niño que es el heredero de los gran­des fabricantes de juegos de mesa tradicionales y creo que va a ha­cer pensar mucho a los adultos, porque se trata de una película que propone dos lecturas completamente diferentes. El conflicto entre los Drago y Morodian encantará a los espectadores más jóvenes, pero también presenta dos formas de ver la vida: la de los Drago, que toda­vía creen en los juegos sanos y en la igualdad de oportunidades, y la de Morodian, que cree que esta manera de ver las cosas no es realista, ya que en el mundo de verdad los que tienen más dinero para comprar tar­jetas y bonos siempre son los que tienen más posibilidades de ga­nar la partida».

Joseph Fiennes, a quien hemos podido ver recientemente en Resu­ci­tado, interpreta el papel del malvado Morodian y comparte la idea de Buscarini de hacer filmes para toda la familia, ya que «todos so­mos niños. Si no pensamos de esa manera, es muy triste. Eso es lo que trata de lograr la industria del entretenimiento: hacer pensar, llo­rar, escapar de la locura de la vida cotidiana y vivir una aventura que puede ser tanto para los adultos como para los niños. Esta es una aven­tura que trata temas como el crecimiento, la confianza y la comprensión de uno mismo, de cómo ser auténtico y valiente».

El Inventor de Juegos, cuyo rodaje se prolongó durante 53 intensos días, es una cinta con claras referencias a la saga de Harry Potter y a La invención de Hugo (Martin Scorsese, 2011), y próxima al universo de Tim Burton, en especial a Charlie y la fábrica de Chocolate (2005); tam­bién remite a otras películas sobre juegos de mesa como Jumanji (1995), El corazón del guerrero (2000), Zathura: una aventura espacial (2005) o, incluso, a The Game (1997), de David Fincher, un interesante filme donde el protagonista interpretado por Michael Douglas par­ticipa en un juego vital verdaderamente inquietante.