Déjame entrar, de Matt Reeves
Déjame entrar, de Matt Reeves

Chlöe Grace Moretz y Kodi Smit-McPhee, protagonistas de Déjame entrar

Chlöe Grace Moretz y Kodi Smit-McPhee, protagonistas de Déjame entrar | «El director nos recomendó que no viéramos la versión sueca para no copiar y ceñirnos a nuestros personajes».

¿Qué retos habéis afrontado durante el rodaje de Déjame entrar?

Chlöe Grace Moretz/ Uno de ellos ha si­do sin duda la nieve. Rodamos en Nuevo Mé­xico a gran altitud, así que hacía mucho frío. Todo estaba congelado, fue bastante du­ro. Pero creo que el mayor reto de todos en la película fue la actua­ción, porque no hay muchos diálogos. De alguna forma tuvi­mos que “hablar con los ojos”.

Kodi Smit-McPhee/ Sí, yo pienso lo mismo, sacar todas esas emociones fuera de ti te desgasta mentalmente, porque tienes que hacer destacar tu papel pero no demasia­do.

¿Vísteis la versión sueca antes de hacer la película?

C. M./ No, no la vi. Mi hermano, que me acon­seja mucho cuando actúo, y el director me dijeron que no la viera. No queríamos co­piar otra versión y ceñirnos a los persona­jes. Pensamos que era mejor tener una pri­mera aproximación al personaje y ver de qué forma lo sientes y lo haces tuyo.

Chlöe Grace Moretz y Kodi Smit-McPhee, protagonistas de Déjame entrar
Chlöe Grace Moretz y Kodi Smit-McPhee, protagonistas de Déjame entrar

K. S./ Mi padre me ayuda igual que su hermano ayuda a Chloë y los dos tenemos el mismo estilo como actores, creo que por eso decidimos no ver la película antes. No que­ríamos copiar nada de lo que ellos hicie­ron porque es suyo, no nuestro, y ellos traba­jaron duramente para hacer la película.

Tanto Chlöe como tú tenéis experiencia en papeles bastante fuertes, ¿os ayudó esta experiencia a superar el reto inter­pretativo que supone esta película?

K. S./ Esta pregunta me la hacen mucho. Sí, sí me ha ayudado. Creo que hay mucho de el hijo de La carretera en Owen. En ese pa­pel el chico es muy curioso, quiere saber­lo todo. Es callado, piensa que todo está en su imaginación, no habla demasiado. De todas formas, éste es un papel mucho más complejo. Esta película ha consistido en crear un personaje desde cero.

C. M./ Sí, yo también pienso que las actua­ciones previas me han ayudado. Sabes cuán­do alguien no es creíble, sabes que no de­bes mirar a la cámara. Todo eso te ayuda, en general tienes más experiencia, sabes có­mo hablar al director y esas cosas.

Chlöe y tú tenéis muy buena química en la película, ¿te asustó alguna vez durante el rodaje?

K. S./ Lo intentó muchas veces. Sí que me daba miedo, pero siempre tenía problemas al levantarse porque llevaba unas lenti­llas muy grandes y no podía ver ni un palmo delante de sus ojos. Todo el mundo esta­ba preocupado por eso y recuerdo que pen­sé “Dios mío, no ve nada, va a correr ha­cia una puerta y se va a dar un buen casta­ñazo”. He visto la película y hay muchas par­tes en las que me escapo de ella, pero du­rante el rodaje fue bastante divertido.

¿Cómo fue vuestra relación con el director, Matt Reeves?

C. M./ Matt es un tipo estupendo, trabajar con él ha sido fenomenal. Es alguien muy dulce y repetiría sin duda. Me gusta su for­ma de dirigir, la forma en que toma deci­siones.

K. S./ Es muy divertido tener un director así, porque siempre quiere hacerlo todo a su manera y lo tiene clarísimo: tú tienes que hacer esto o lo otro. Entonces él dice “Ok, esto es lo que quiero ahora”. Tú haces lo que te dice en la situación que te plantea. Es algo genial, porque aunque preparemos las cosas con antelación, siempre estamos listos para hacer cosas nuevas y cambiar lo que hemos pensado. Me ha gustado tra­bajar así.

Déjame entrar, de Matt Reeves
Déjame entrar, de Matt Reeves

¿Os gustan las películas de terror? ¿Os gus­taría seguir trabajando en este género?

K. S./ Creo que hacerlo una y otra vez no se­ría lo mismo. En tu carrera no quieres limi­tarte a un género y dejar fuera el resto. Quie­res cambiar y hacer una comedia u otras cosas diferentes. Me encanta el terror y es muy divertido hacer­lo, pero no me gusta­ría hacer siempre lo mismo.

C. M./ Me encanta ver películas, no impor­ta de qué género sean, pero queda un lar­go camino y no quiero limitarme a un gé­nero específico. No es divertido quedarse con el mismo personaje, necesitas diversidad, es la única forma de cambiar tus habili­dades como actor.

Por último, contadnos cuáles son vuestros proyectos de futuro.

K. S./ Estoy haciendo una película de ani­mación sobre un chaval que es un poco co­mo Owen, abusan de él en el colegio, pero los abusones acaban ayudándole al final. Es una comedia, él acaba salvando al mundo de una invasión de zombies. Es bastante divertida, nos reímos mucho al final.

C. M./ Ahora estoy haciendo una película que se llama She broke away, y después voy a filmar otra con Kirsten Dunst y De­rick Martini, titulada Hick. Y estoy hacien­do muchas otras cosas, no te puedo decir todas porque probablemente cambien de nom­bre más adelante.

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete