Inicio Noticias Actualidad del Cine Estuvimos con… Guillaume Canet, director de "Pequeñas mentiras sin importancia"

Estuvimos con… Guillaume Canet, director de "Pequeñas mentiras sin importancia"

«Como actor trabajas de una manera más física, como director de una forma más psicológica».

Presentó en la Mostra de Valencia su ter­cera película, Pequeñas mentiras sin im­portancia, en la que aborda la compleji­dad de las relaciones sentimentales. A sus 38 años este experimentado actor, guionis­ta y director es una de las figuras más co­nocidas del cine francés.

En su película parece complicado esto de relacionarse, ¿realmente es tan difícil?

Guillaume Canet/ No todas las relaciones humanas son tan complicadas, pero la ver­dad es que muchas veces en las relacio­nes personales se cuela el egoísmo y la men­tira. Las personas mienten para no he­rir a los demás o no herirse a sí mismos. No siempre es así, pero quería mostrar có­mo las pequeñas mentiras son el origen, en determinadas ocasiones, de grandes pro­blemas.

Parece partidario de decir las verdades y así no perder las amistades…

G. C./ Sí, por supuesto. Hay un proverbio francés que dice que no todas las verda­des tienen que expresarse, pero no estoy de acuerdo. Hay que decirlo todo, buscan­do eso sí la forma correcta y el momen­to oportuno.

Le vemos muy crítico con la modernidad…

G. C./ Quería denunciar la prisa actual. Tra­tamos de vivir lo más rápido posible, a cien por hora, y hay que frenar. Estamos in­mersos en una sociedad del zapping, que cambia constantemente y que no te de­ja tiempo para digerir los acontecimientos ni para cultivar las relaciones humanas. Quería demostrar que el dinero y el éxi­to no son lo importante. Hay que mirar más allá de uno mismo y pasar más tiempo con los seres queridos, eso sí es importante.

Y para correr menos y vivir más…

G. C./ Es un problema mundial, pero siem­pre se pueden tomar soluciones indivi­duales. Por ejemplo, hoy la televisión nos ofrece un montón de canales… pero está la opción de apagarla, ¿no?

No se anda usted con remilgos para re­tratar a algunos personajes masculinos…

G. C./ Es cierto y es intencional. Pienso que en la sociedad actual -y desde la incor­poración de la mujer al mundo laboral- los hombres son más frágiles, más infantiles. Aunque externamente no lo parezca, ca­si siempre es la mujer la que lleva las rien­das de una relación.

Actúa, escribe, dirige. ¿Cuál es su trabajo preferido?

G. C./ Me gusta todo, en cada faceta dis­fruto y aprendo. Pienso que es un lujo po­der ponerse delante y detrás de una cáma­ra. Por otra parte, como actor trabajas de una manera más física y como director de una forma más psicológica.

¿En qué anda metido ahora?

G. C./ En breve estreno Last night, una pe­lícula con Eva Mendes, Keira Knight­ley y Sam Worthington. Voy a rodar dos cin­tas francesas y estoy trabajando con James Gray (Two lovers), escribiendo el guión de un remake de la película Lazos de sangre.

Ana Sánchez de la Nieta