Fallece el compositor de cine Luis de Pablo

Compuso la música de películas emblemáticas de nues­tro cine como El espíritu de la colmena (1973), de Víctor Eri­ce, o Pascual Duar­te (1976), de Ricardo Franco, entre otras muchas

El compositor Luis de Pablo
El compositor Luis de Pablo

Fallece el compositor de cine Luis de Pablo

En el día de ayer nos llegaba la triste noticia del fallecimiento en Madrid, a los 91 años de edad, del compositor vasco Luis de Pablo, creador de la música de películas emblemáticas del cine español como la mí­tica El espíritu de la colmena (1973), de Víctor Eri­ce, o Pascual Duar­te (1976), de Ricardo Franco, entre otras muchas.

Además, De Pablo fue catedrático del Auditorio de Madrid y uno de los máximos representantes de la música contemporánea española, lo que le llevó a alzarse con el Premio Nacional de Música en 1991. Perteneció al grupo de compositores españoles considerados como la Generación del 51, defendiendo una labor constante en la difusión de la música culta contemporánea en España.

En 2020, el cineasta Samuel Alarcón le homenajeó a través de su cortometraje Déjame hablar, un experimento fílmico que se nutre de la musicalidad de la obra de Luis de Pa­blo para conformar una narrativa con identidad propia. La pieza se inicia con una sucesión de imágenes de variadas texturas que componen un conjunto muy pictórico do­minado por abstracciones y arropado musicalmente por la magia creativa del compositor.

Músico autodidacta

De Pablo nació en Bilbao en 1930 y se inició en la música con apenas ocho años. Su formación fue fundamentalmente autodidacta, aunque la completó en Madrid gracias a la orientación de referentes como Maurice Ohana o Max Deutsch. En la capital madrileña también se licenció en Derecho en 1952.

Sus primeras composiciones, con la influencia de Falla, Debussy, Bartók y Mompou, datan igualmente de aquellos años 50. En los 60 comenzó su vinculación con el cine, firmando la música de unas 26 películas, algunas tan emblemáticas como Crimen de doble filo (José Luis Borau, 1964), La caza (Carlos Saura, 1965), Las secretas intenciones (Antonio Eceiza, 1969), El jardín de las delicias (Saura, 1970), o Ana y los lobos (Saura, 1972), además de las ya reseñadas El Espíritu de la Colmena (Erice, 1973) o Pascual Duarte (Franco, 1975).

Estuvo al frente de numerosas instituciones y organizaciones: formó el grupo Nueva Música, en Madrid, en 1958; partició activamente en el grupo Música Abierta (1959) de Barcelona; presidió las Juventudes Musicales Españolas entre 1960 y 1963; fue elegido miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en febrero de 1989; y dirigió el Centro para la Difusión de la Música Contemporánea. Todo esto sin olvidar que impartió clases en diversos centros educativos como el Instituto Torcuato di Tella en Argentina o el Conservatorio de Madrid, y en países como EE.UU., Alemania y Canadá.

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete