Oscar 2013: los premios menos vistosos

No son los premios más comentados pero detrás de ellos hay horas de trabajo y mucho talento que hacen más creíble una historia

Argo, 3 Oscar
Argo, 3 Oscar. Grant Heslov, Ben Affleck y George Clooeny, productores de Argo

Hilando fino. Oscar 2013: los premios menos vistosos de los Oscar

Claudio Sánchez comenta los premios a trabajos quizás escondidos para muchos que hacen que una película brille y destaque.

No son los premios más comentados pero detrás de ellos hay horas de trabajo y mucho talento que hacen más creíble una historia. Como reconocimiento a su labor de equipo, vamos a comentar las denominadas categorías técnicas.

Mejor música y canción

El canadiense Mychael Danna gana su primer Oscar con La vida de Pi. No es precisamente un compositor primerizo: ha compuesto casi cien bandas sonoras para el cine y la televisión entre ellas Pequeña Miss Sunshine, 500 días juntos, La tormenta de hielo, Capote

La música de estilo indio de esta película india no es comparable ni mucho menos con el rompedor estilo por el que A. H. Rahman ganó hace 4 años por Slumdog Millionaire. Pero no todo el mundo puede presumir de haberle ganado un Oscar a 4 maestros como Alexandre Desplat (Argo), John Williams (Lincoln), Thomas Newman (Skyfall) y Dario Marianelli (Anna Karenina).

Sin embargo, Mychael Danna no pudo ganar un segundo Oscar con la canción Pi´s Lullaby, derrotada por la insuperable Adele (Skyfall).

Mejor fotografía

El chileno Claudio Miranda era el favorito por la colorista fotografía de La vida de Pi. Hace 4 años ya fue nominado por El curioso caso de Benjamin Button, donde realizó un trabajo muy laborioso (sólo hay que ver la primera escena de la película, magníficamente dirigida por David Fincher). Finalmente perdió el Oscar a la mejor fotografía concedido a la mejor película de 2008: Slumdog millionaire.

Aficionado a los grandes retos, Miranda ha asumido en La vida de Pi una tarea difícil: insertar los innumerables efectos digitales manteniendo la credibilidad visual. La película cuenta además con uno de los protagonista más incómodos para un director de fotografía: el agua. Tormentas, mareas y escenas nocturnas son registradas con maestría.

Oscar 2013, los premios menos vistosos: Mejor montaje

Curiosamente William Goldeberg se ha ganado a sí mismo, ya que estaba nominado por dos películas: La noche más óscura y Argo.

Finalmente ha ganado su primer Oscar por la película de Ben Affleck. Adaptando el estilo de montaje de los años 70, Goldenberg hace un trabajo que da un tono documental muy veraz a la historia. Pero especialmente meritoria es la edición de los primeros minutos de la película en la que se explica, como si fuese un cómic, la situación política de Irán en el siglo XX.

Mejor diseño de producción

Rick Carter gana su segundo Oscar por la recreación artística e histórica en Lincoln. El primero lo logró por Avatar, donde su trabajo era sencillamente espectacular. En la película de Spielberg su trabajo queda más deslucido por el exceso de escenas de salón (Lincoln no es precisamente Lo que el viento se llevó en cuanto a la utilización de escenarios exteriores). En cierta manera el diseño de producción se sumerge en el tedio ambiental de la película más aburrida de la filmografía spielbergiana.

En esta categoría parece que ha pesado mucho el no querer premiar otra vez una adaptación de Tolkien. Pero el diseño de producción de El Hobbit es imponente y se merecía algo más que una nominación.

Mejor vestuario

Jacqueline Durran le debe mucho al director Joe Wright con el que ha trabajado en 3 ocasiones en las que ha sido nominada: Anna Karenina, por el que ha recibido el Oscar, Expiación y Orgullo y prejuicio).

Su premiado trabajo es muy vistoso y complejo por el incontable número de figurantes de la película que tienen que reflejar el estilo de la alta aristocracia rusa decimonónica.

Pero no deja de ser un trabajo mucho más convencional que el arriesgado y colorista vestuario que la fallecida diseñadora japonesa Eiko Shioka creó para la película Blancanieves (Mirror, Mirror), nominada también en esta categoría.

Mejor sonido y efectos de sonido

Si de algo puede presumir Tom Hopper es de rodar el primer musical con grabación de sonido en directo en Los miserables. El premio al mejor sonido parecía cantado. En el apartado de mejores efectos de sonido hubo un empate entre Skyfall y La noche más óscura. Efectivamente no es fácil elegir una de las dos.

Mejores efectos visuales

Un Oscar muy competido el que se han llevado los diseñadores de efectos visuales de La vida de Pi. Su trabajo es muy meritorio, aunque dudo que sea más eficaz y deslumbrante que el de al menos otras tres películas nominadas (Prometheus, El Hobbit y Los vengadores). Desde luego ha sido un gran año para los efectos visuales, ya que también hemos podido ver trabajos ni siquiera nominados como el de El atlas de las nubes.

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año