Christian Bale y Zhang Ziyi en Las Flores de la Guerra, la película más cara del cine chino

Las flores de la guerra, de Zhang Yimou
Las flores de la guerra, de Zhang Yimou

Christian Bale y Zhang Ziyi en Las Flores de la Guerra, la película más cara del cine chino

Desde el principio del proyecto, el afamado Zhang Yimou tuvo en mente al actor galés Christian Bale para Las flores de la guerra.

Las flores de la guerradirigida por Zhang Yimou (La linterna roja, Hero, La Casa de las Dagas Voladoras), es un filme  sobre una historia épica de amor y de guerra, de un insólito grupo de personas que se descubren como héroes insospechados en medio de la ocupación de una ciudad. La película nos adentra en el mundo apocalíptico de Nanjing en 1937, sólo para introducirnos en un relato vibrante de personas casi invisibles en la inmensidad de la ciudad y así descubrir una historia de romance inesperado, y un acto de sacrificio en el nombre de la esperanza.

Zhang Yimou tuvo en mente a Christian Bale desde el principio para el papel principal de Jon Miller, el estadounidense empleado de una funeraria, que adopta el papel de sacerdote durante unos días que cambiaran su vida para siempre, mientras se encuentra atrapado en una Nanjing en guerra.

«Esta es la primera colaboración real con una gran estrella de Hollywood en los cerca de 100 años de la historia cinematográfica de China», recalca Zhang Weiping. «Christian Bale fue capaz de llevar nuestra película a un nivel creativo radicalmente diferente con su dedicación, trabajo duro y profesionalidad. Fue una inspiración para todos nosotros».

Zhang Yimou con Christian Bale en Las Flores de la guerra
Zhang Yimou con Christian Bale en Las Flores de la guerra

Para Bale, la atracción por el proyecto radicaba en la historia de Las flores de la guerra, pero también en la poco frecuente oportunidad de trabajar con el que él llama «un maestro de la dirección», y de experimentar la creación de películas en China desde una perspectiva interna que muy pocos en Hollywood han disfrutado. «Sabía que sería una experiencia muy interesante», declara el actor. «El tema sobre el que versa la película es algo con el que muchísima gente se siente implicada. Y creo verdaderamente que no iba a tener otra oportunidad de hacer algo así. Además, tampoco sabía que podía esperar realmente del proyecto, lo que me hizo desear hacerlo incluso más».

En algunos sentidos era una vuelta al hogar para Bale, que ya hizo una de sus primeras películas en China, dándose a conocer con trece años en el papel principal de la película El Imperio del Sol, de Steven Spielberg. Desde entonces, Bale ha cautivado a la audiencia con sus enormemente variadas actuaciones, en ocasiones inquietantes, en películas como American Psycho; El Maquinista; Rescate al Amanecer, de Werner Herzog; El Truco Final (El Prestigio), de Christopher Nolan; El Tren de las 3:10 (3:10 to Yuma), de James Mangold; y Enemigos Públicos, de Michael Mann. El mayor éxito comercial de Bale llego con el icónico superhéroe BatmanEn 2011 Bale ganó su primer Oscar de la Academia a Mejor Actor Secundario por el papel de la atormentada leyenda del boxeo, Dicky Eklund, en la película The Fighter de David O. Russell.

Cuando comenzó a estudiar el guión, Bale se sintió intrigado por la transformación que se produce en el interior de Miller, que no sólo le lleva a abrirse a las hermosas cortesanas que le rodean, sino a todos aquellos en situación de necesidad que están en su entorno. «John Miller es un personaje basado en diferentes personas norteamericanas reales que estuvieron en Nanjing en1937, pero también es un personaje de ficción», explica Bale. «Tiene algo de errante, es un oportunista y un tipo al que le gusta pasar un buen rato. Se le ha enseñado a trabajar en el negocio de las pompas fúnebres, y es un trabajo de enterrador el que le lleva a Nanjing desde Shanghay; pero repentinamente se encuentra atrapado en una zona en guerra. El sólo piensa en ganar algo de dinero y salir de allí. Pese a ello, y contra lo que el cree que es su forma de pensar y de ser, se ve arrastrado por los acontecimientos que le rodean. Se descubre transformándose de alguien que solo pasaba por allí, alguien sin lazo alguno con aquellas personas que intentan sobrevivir en su entorno, a alguien mejor de lo que era, que se involucra profundamente en esa causa».

Ya en el set de rodaje, Bale se vio buscando medios para sincronizarse emocionalmente con un casting con el que no compartía una lengua común. Aun así, asegura que esto en realidad se convirtió en una fuente de inspiración. «A pesar de nuestras diferencias, nos comunicamos muy bien», reflexiona. «Me quede verdaderamente admirado por ello, al descubrir que pocas palabras son necesarias para entender a alguien, llegar a conocerlo y sentir que te cae bien».

Yimou estaba impresionado por la disposición de Bale para zambullirse de golpe en una situación tan poco familiar para él. «¿Puedes imaginarte el encontrarte en un set de rodaje en Nanjing, en un país extranjero, rodeado de cientos de personas que hablan en chino?», dice el director. «Pero Christian estaba totalmente volcado en el trabajo, y era muy profesional. He aprendido mucho de él, y me siento muy privilegiado por haber podido trabajar con él. Se tomaba muy en serio todos los detalles de su personaje, sencillamente quería entenderle. Su actuación le dio a John Miller mucha vida».

Trabajando con y sin interpretes, Bale y Yimou fueron capaces de superar toda barrera del idioma entre ellos y de desarrollar una colaboración única. «Me dio espacio para poder improvisar», afirma Bale. «No para improvisar completamente, pero me dio libertad para probar cosas diferentes dentro de la estructura de varias escenas. Me gusta darles opciones a los directores, y Yimou estuvo de acuerdo. Algunas veces funcionó. Y otras no, y Yimou decía, Mmmmm, no tanto…¿Pero con otras cosas? ¡Si! ¡Genial, eso me encanta! ¡Dejemos eso!».

Yimou también le puso a Bale muchos deberes, ayudando así al actor a sumergirse en una época y lugar menos familiar para los occidentales de hoy que para sus contemporáneos asiáticos.»Había oído hablar de la masacre de Nanjing, pero no sabía realmente mucho sobre ella antes de esta película», comenta Bale. «Yimou me trajo una pila entera de libros y de información sobre la época y todo lo que tuvo lugar. Había muchísimo que aprender».

El productor Zhang Weiping resume así el compromiso de Bale hacia el proyecto: «Christian Bale es una gran estrella, pero no tiene ningún sentido del ego. Se volcó en el éxito de la película en su conjunto, y eso era importante. En el propio rodaje de escenas, a veces le daba al director varias opciones- a veces hasta tres interpretaciones diferentes para una escena determinada. Nunca habíamos visto algo así. Era una sorpresa inesperada pero totalmente bienvenida para Zhang Yimou, y le proporciono a la película una increíble frescura creativa».

Interpretando al interés romántico de Bale como la cortesana Yu Mo encontramos a la recién llegada Ni Ni, una estudiante que fue elegida en el casting tras una extensa búsqueda de los cineastas. «El equipo vino primero a mi colegio», explica Ni, a la que se le pidió que hiciera las maletas para ir a una audición con Zhang Yimou en persona en Shanghay, lo que pronto la llevo a interpretar una pasión inesperada por John Miller en el papel de de Yu Mo.

«Ya conocía las películas de Zhang Yimou, como La Casa de las Dagas Voladoras, Hero,y La Maldición de la Flor Dorada… Y entonces pude conocerle», recuerda la actriz. «Sencillamente hablamos, quizá durante una hora, sobre mi familia, mis estudios, y mi personalidad- fue increíblemente amable conmigo. La gran sorpresa, por supuesto, fue descubrir que actuaría en esta película junto a Christian Bale. Me quede completamente apabullada ante la oportunidad, porque nunca había soñado con convertirme en actriz».

La mayoría de las cortesanas y de los niños en edad escolar que aparecen en la película fueron elegidos mediante casting de la misma forma, con Zhang Yimou buscando la naturalidad sin artificios de los no-actores. «Queríamos dar una sensación de realidad y de descubrimiento a la audiencia», explica Weiping, que ayudo a llevar a cabo las extensas sesiones de casting en China.

Una vez elegidas, las actrices que representan a las cortesanas se prepararon diligentemente para sus papeles, estudiando caligrafía, pintura y música, así como aprendiendo a caminar en los vestidos cheongsam, ligeros y ajustados al cuerpo.

A Bale al principio le preocupaba el impacto de las escenas más intensas de la película en las escolares mas pequeñas. «Lo mas difícil para mi era ver a todas esas pobres niñas llorando como locas los primeros días», dice Bale, refiriéndose a las escenas en las que las niñas son perseguidos sin descanso por los soldados. «Casi me hacia llorar a mi. Las veía -son pequeñas de 12 o 13 años-, y pensaba: Esto va a ser difícil. Pero entonces Xinyi (la nueva actriz que interpreta a la líder de las niñas escolares, Shu) me guiño los ojos y me miro riendo después de una escena, y ví que era capaz de desvincularse de ello. Ese supuso un gran alivio para mí, también me dejo maravillado, porque yo mismo no puedo hacerlo. Al final, esas niñas siempre me tenían alerta, porque ellos eran mejores actores».

«Christian era especialmente increíble con los niños», dice Yimou, que no sólo tuvo gran cuidado para que sus jóvenes interpretes tuvieran una experiencia positiva en el set de rodaje, sino que también les impidió ver algunas de las actuaciones mas fuertes de la película. «Estaba emocionado por sus actuaciones, lo que a su vez elevó el nivel de la suya propia».

Yimou recalca que a él le gusta especialmente trabajar con niños, mencionando una vitalidad orgánica de los mismos que el cree que se ve bellamente reflejada en la pantalla. «Lo que descubro es que siempre son sinceros y honestos en todos los aspectos», observa. «Cuando les dices como deben de actuar, siempre te muestran sus verdaderas emociones. Eso era valiosísimo para mí en esta película».

El resto del elenco de esta película viene tanto de Japón como de lo largo y ancho de China, incluyendo a Tong Dawei, considerado uno de los principales actores jóvenes de China,que interpreta a un héroe militar que se sacrifica a sí mismo, el Mayor Li; y al popular presentador de televisión y de talk-shows Cao Kefan, como el Señor Meng, un civil que intenta salvar la vida de su hija. De Japón, Yimou reclutó a los talentosos Atsuro Watabe, como el Coronel Hasegaa, superior de las fuerzas japonesas en Nanking; y a Shigeo Kobayashi (Todai) como el Teniente Kato, su despiadado ayudante.

Trabajar con un casting de tan variada procedencia conllevó algunos cambios en la visión de Yimou, aunque el propio director minimiza las diferencias. «No era exactamente igual que otras producciones», dice Yimou. «Decía los cortes en inglés cuando rodaba, y eso era nuevo para mi. Aunque realmente no hablo inglés, tuve cierta experiencia en este tipo de colaboración internacional con los Juegos Olímpicos. Descubrí que aunque las diferentes nacionalidades pueden tener hábitos y estilos de trabajo distintos, nuestra comprensión común de esta película y el deseo de narrar una historia convincente es lo que nos unió como equipo».

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete