Inicio Noticias Actualidad del Cine Los Oscar enmudecen: gana The Artist

Los Oscar enmudecen: gana The Artist


Los Oscar enmudecen: gana The Artist. Mejor película, director y actor para esta gran película francesa y muda que ha revolucionado el año ci­nematográfico. Fue la triunfadora de la noche. Los españoles Alberto Iglesias y Fernando Trueba volvieron de vacío.

Había expectación por ver a Billy Crystal, que sustituyó a última hora a Eddie Mur­phy. Y la verdad es que no pasará a la his­toria a pesar de estar mucho mejor que Anne Hathaway y James Franco el año pasa­do. Correcto, ágil, pero sin chispa, como la ceremonia.

El Circo del Sol se descolgó con una buena co­reografía, que fue lo más reseñable de la fun­ción. La presentación de los Oscar musica­les (música y canción original), ge­neralmente uno de los momentos más espe­rados de la gala, fue tan rápida como in­sulsa.

La gran ventaja de este año es que había gran­des películas y mucho amor al cine clási­co en títulos como Mi semana con Marilyn, War horse, The artist o La invención de Hugo. Es­to ha sido aprovechado en la ceremonia pa­ra animar al público a ir a las salas de cine con múltiples montajes audiovisuales. Ho­lly­wood además ha hecho guiños muy claros a Irán, Pakistán y China. Política de interés, pe­ro bien envuelta.

La ceremonia empezó con un Scorsese fe­liz, con un apabullante 5 de 7 para su pe­lícula, que arrasaba en las categorías técni­cas, arrebatando el Oscar a la fotografía a El árbol de la vida. Richardson le ganaba la par­tida al mexicano Lubezki (El árbol de la vi­da).

Luego llegaría el Oscar cantado a Irán por Nader y Simin, una separación. “En estos mo­mentos en que nuestros países tienen rela­ciones tan difíciles agradezco muy es­pe­cialmente el premio”. Un guante bien re­cogido por el director Asghar Farhadi.

Desgraciadamente para los intereses españo­les no hubo sorpresas en el Oscar a la  pe­lícula de animación. Chico & Rita, de Fer­nan­do Trueba, perdió ante Rango, la fa­vorita después de que algún destripador de la Academia decidiese dejar fuera al Tintín de Spielberg.

Christopher Plummer (Beginners), el ac­tor más longevo en ganar un Oscar, y Oc­tavia Spencer (Criadas y señoras), fueron los previsibles ganadores en la categoría de ac­tores secundarios.

Más sorprendente fue que George Cloo­ney perdiera el Oscar al mejor actor (ya es­tuvo enorme en Up in the air y lo está en Los descendientes) en favor de Jean Dujar­din (The artist), que se convierte en el pri­mer actor francés que gana una estatuilla en esta categoría.

“Cuando he oído mi nombre me he imagina­do a todo el mundo diciendo: ¡Ella no! ¡Otra vez!”. Así recibía Meryl Streep su Os­car por La dama de hierro. El tercero, que só­lo han podido ganar antes Ingrid Berg­man y Katharine Hepburn (que ganó 4).

The artist fue la clara vencedora. Los premios para La invención de Hugo reconocen la ca­lidad de una película muy costosa en la que Scorsese hacía por vez primera cine fami­liar.

Como siempre, a Woody Allen no se le espe­raba, pero le mandaron el Oscar al guión ori­ginal por Midnight in Paris. 25 años después de infinitas nominaciones gana su ter­cer Oscar como guionista, tras Hannah y sus hermanas y Annie Hall. Y suma un cuar­to como director por Annie Hall.

Alexander Payne sólo pudo lograr el Os­car al guión adaptado por Los descendientes, qui­zá la favorita más desfavorecida porque Mo­neyball y War horse no se llevaron nada, pe­ro apenas tenían posibilidades. Es el segun­do Oscar de Payne en esa categoría, des­pués de obtenerlo por Entre copas, en 2005.

Una vez más, lo mejor de la gala fueron las películas -muchas y muy interesantes- pe­ro la ceremonia sigue estando en coma.

Claudio Sánchez


- Advertisement -