Masterclass del actor Paco Mir en Sevilla con motivo del «MiniCampus de Invierno Coca Cola»

Masterclass Paco Mir
Paco Mir flanqueado por Manuela Carretero, RR.PP. de CocaCola European Partners en Sevilla, y Robert Muro, de El Muro Asesoría y Gestión cultural.

Masterclass del actor Paco Mir en Sevilla con motivo del «MiniCampus de Invierno Coca Cola»

· El actor catalán atendió a FilaSiete y pudimos hablar con él sobre el mundo del cine y las series de TV.

Los talleres de formación teatral de la Fundación Coca-Cola, los «MiniCampus de Invierno», dieron comienzo ayer en la Escuela de Arte Dramático de Sevilla con una masterclass del actor Paco Mir, fundador de Tricicle. Estas actividades se engloban dentro de la 14ª edición de los Premios «Buero» de Teatro Joven, que organiza la propia Fundación Coca-Cola y el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, y que suponen un importante punto de encuentro y formación para cientos de jóvenes entre 14 y 21 años. El concurso consta de dos fases, una autonómica y otra nacional, a lo largo de las cuales los participantes aprenden a trabajar en equipo, tienen la oportunidad de conocer los diferentes momentos del montaje de una obra teatral y pueden disfrutar de la experiencia de profesionales del mundo del teatro.

- Anuncio -

Paco Mir aprovechó el encuentro para recordar sus cerca de 40 años de experiencia en el mundo del espectáculo, donde por encima de todo está Tricicle y el teatro, pero también aportaciones al cine, la televisión, la publicidad e incuso la zarzuela. Ganador de dos premios Max, su último montaje teatral ha sido Allegro, escrita y dirigida por él mismo y con la interpretación de la compañía Cor Teatre.

Su exposición arrancó desde su más tierna infancia, cuando «no tenía vocación artística ninguna, me tiraba más el humor gráfico. Sin embargo, una compañía francesa que llegó a Barcelona se cruzó en mi vida y me dije, ‘yo quiero dedicarme a eso’. Fue entonces cuando me incorporé a un curso de mimo y me inscribí en la Escuela de Bellas Artes, donde coincidí con mis amigos de Tricicle y nos volcamos por el mimo». Tras los primeros pasos difíciles habituales, «conseguimos el primer éxito con nuestro espectáculo Manicomic en el Festival de Sitges, pero nuestro reconocimiento de masas llegó gracias a Chicho Ibáñez Serrador, que nos ofreció unos minutos en el programa televisivo 1, 2, 3«.

A pesar del éxito, «siempre hemos comprobado que el ejercicio del mimo está desprestigiado, aún así hemos vivido de él durante 37 años. Tras Manicomic han venido otros espectáculos como Exit, Slastic o Sit, todos con una gran respuesta del público en los teatros. Y lo primordial es que, desde el primer día, no hemos perdido ni la pasión ni la ilusión, ambas fundamentales para este mundillo».

Abundando en la técnica, Paco Mir hizo mención a la improvisación «y a la importancia de escuchar en el teatro. Sobre las tablas, hay que estar atentos a todos los gestos de los compañeros, ir de la mano. El humor, que es nuestro caso, es matemático, todo es cuestión de tempo y concatenación. Por eso creo que la técnica es lo mejor que se puede aprender en una escuela de teatro».

«Yo siempre quise ser director de cine»

Tras responder («parezco el abuelo Cebolleta«) a todas las preguntas que le pronunciaron los alumnos de la Escuela de Arte Dramático, Paco Mir atendió amablemente a FilaSiete, momento que aprovechamos para charlar un poco sobre su vinculación con el cine y la TV.

¿Qué opinión le merece esta iniciativa de los Premios «Buero» de Teatro Joven?

Paco Mir/ Me parece estupendísimo que haya premios como este, ya que incentivan a hacer cosas nuevas, sobre todo a los más jóvenes. A mí, personalmente, siempre me han servido de estímulo para crear e inventar de cara a la consecución del premio.

¿Qué diferencias o semejanzas hay entre el humor en el teatro y el humor en el cine?

P. M./ El humor puede ser el mismo, es cierto que el teatro permite una corrección continua y en el cine lo que está montado ya queda para los restos. En el teatro, puedes cortar, alargar o cambiar ritmos en función de la propia respuesta del público. Por otro lado, el bagaje del teatro es fundamental para el éxito en el cine. Todos los actores y directores coinciden al respecto. Y eso que el éxito en el humor es muy complicado.

¿Cómo fue su experiencia como director en la película Lo mejor que le puede pasar a un cruasán?

P. M./ Fantástica, la verdad. Yo siempre quise ser director de cine, de hecho en mi etapa universitaria hice mis pinitos en Vallladolid, hasta que el teatro me llamó y me atrapó. En general, la imagen visual me encanta, sigo haciendo cómics, que es el cine para pobres. Sobre la película que dirigí, todo vino por la novela homónima, que me encantó, y para gran sorpresa mía el autor me dio via libre en cuanto a los derechos. Además, y es algo desgraciadamente que no sucede mucho en nuestro país, gané dinero con ella, tuvo buena respuesta del público. Hoy en día, sigo con ganas de hacer más cine, de hecho llevo un tiempo con un protecto, pero va poco a poco. El problema es que el cine requiere mucho tiempo y esfuerzo, además de muchos medios técnicos, mientras que el teatro es más resolutivo, se puede hacer en cualquier sitio.

Ha comentado en su ponencia que en el cine y en el teatro es más difícil y menos reconocido el humor frente al drama. ¿Qué le ha parecido la irrupción y éxito comercial de un musical alegre y optimista como La La Land?

Masterclass Paco MirP. M./ Lo mejor de La La Land es que tiene estilo, como ya pasó con Whiplash. Además, es una película excepcional y muy romántica, solo hay que ver la primera secuencia, que me parece espectacular. Lo único malo es que, como pasa en otros temas, todo lo que alcanza un gran éxito a veces dicho éxito se vuelve en su contra, ya están los que le buscan defectos o los que dicen que tampoco es para tanto.

Pasando al mundo de la televisión, ¿tiene algún proyecto de serie en ciernes?

P. M./ Yo he trabajado mucho en televisión, es un medio en el que me siento cómodo. Por ejemplo, he escrito varios guiones para diferentes sitcom y he colaborado estrechamente en las siete temporadas de la serie Dinamita en Cataluña, incluso como showrunner, sin olvidar más de un trabajo en series y documentales para Canal+. Hace poco, además, he presentado un proyecto de serie para HBO en España, a ver si suena la flauta y la escogen.

Teatro, cine, televisión… ¿con qué se queda?

P. M./ Con un poco de todo. Las series de televisión, como ya te he comentado, me encantan, sobre todo ahora que están a tan gran nivel. En general es que soy un espíritu inquieto, me gusta hacer cosas, lo que sea, hasta cerámica. Disfruto y aprendo con todo lo que hago.

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete