Max Von Sydow, premio Donostia 2006

El veterano intérprete fue recibido con los aplausos del público y se fundió en un abrazo con Leonardo Sbaraglia, que le entregó el galardón

Max Von Sydow
Max Von Sydow

Max Von Sydow, premio Donostia 2006

El actor sueco Max von Sydow ya forma parte de las celebridades que obtuvieron el premio Donostia. Este actor, nacido hace 77 años, recibió el galardón en la gala que fue presentada por Edurne Ormazabal, de manos de Leonardo Sbaraglia, un compañero de profesión al que conoció rodando la película Intacto. El actor argentino declaró sentir “un placer por compartir con vosotros este trofeo”, y definió al homenajeado como “un amigo lleno de generosidad y de humanidad”. Durante el breve repaso que el actor argentino realizó por la filmografía de Max von Sydow, Sbaraglia destacó la interpretación que hizo en Pelle el conquistador, “porque para mí es uno de los trabajos más conmovedores de un actor”.

El veterano intérprete fue recibido con los aplausos del público, y se fundió en un abrazo con su compañero en el filme de Juan Carlos Fresnadillo, al que agradeció que “no me disparara como lo hizo en aquella película”. Vestido de negro, el actor agradeció el premio “aunque si lo merezco o no, es otra historia”. Declaró ser “muy afortunado en mi vida”, y quiso compartir el galardón “con toda la gente del cine con talento que no ha tenido la suerte de mostrar su trabajo”. Asimismo dio las gracias “a las personas que me dieron grandes oportunidades”, y al Festival, “por este maravilloso premio”.

«La clave de un buen actor es hacer las cosas sencillas»

Max Von Sydow es, ante todo, actor y sus preferencias se decantan hacia el teatro, más que al cine. El gran intérprete sueco realizó esta declaración de intenciones en la rueda de prensa que tuvo lugar ayer, horas antes de que recibiese el Premio Donostia de esta 54 edición del Festival en reconocimiento a una de las más longevas, ricas y heterogéneas carreras cinematográficas del cine europeo. A sus 77 años y con una lucidez que muchos jóvenes quisieran para sí -aunque alegara oportunamente no acordarse de algunos nombres- Max Von Sydow dio algunas claves de su trabajo, como optar por la sencillez a la hora de interpretar y “no sobreactuar: es lo peor”, a la vez que, a preguntas de los periodistas, habló de algunos de los grandes directores con los que ha trabajado: Ingmar Bergman, John Huston, Woody Allen

Sin duda, uno de los nombres clave en la carrera de este actor nacido en Suecia en 1929 y nacionalizado francés desde hace tres años es Ingmar Bergman, uno de los grandes con el que ha rodado algunos títulos ya clásicos de la historia del cine. “La carrera de un actor depende mucho de las oportunidades que se le brindan y yo he sido afortunado”, explicó Von Sydow, quien, para explicar su larga carrera, afirmó con humildad que siempre ha estado “en el momento y el lugar oportunos”. Su contacto con Bergman arrancó en la Academia Real de Estocolmo, una institución que, de alguna manera, podía considerase como la cantera de la escena y el cine en su país. A partir del caballero que reta a la Muerte en El séptimo sello (1957), Von Sydow se convirtió en el actor fetiche del cineasta sueco, con el que rodó títulos como Fresas salvajes (1957) o El manantial de la doncella (1960). “No creo que yo sea el alter ego de Bergman. Muchos personajes de sus películas reflejan partes de su personalidad y seguro que algunos que yo he interpretado son parte de la suya, pero no puedo decir que yo sea más alter ego de Bergman que otros”.

El premio Donostia se instituyó en 1986 como un homenaje del Festival a una gran figura del cine y en reconocimiento a su carrera artística. El primero de estos premios fue concedido a Gregory Peck y posteriormente han sido galardonadas figuras de la talla de Glenn Ford (1987), Bette Davis (1989), Lauren Bacall (1992), Al Pacino (1996) y Woody Allen (2004) entre otros. Este año 2006, el premio ha recaido también en Matt Dillon.

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete