El color se utiliza con maestría en Taxi Driver, refuerza el simbo­lis­mo de las imágenes y su fusión con la estética de la pe­lícula. El rojo define a Travis Bickle (De Niro).

Martin Scorsese ha sido galardonado recientemente con el Premio Princesa de Asturias de las Artes 2018. El ju­rado reconoce en su acta la trascendencia de su labor crea­dora. “Se trata, en efecto, de uno de los directores de cine más destacados del movimiento de renovación ci­nematográfica surgido en los años setenta del siglo XX. Ha dirigido más de una veintena de películas que ya forman parte de la historia del cine y se mantiene ac­tual­mente en plena actividad, aunando en su obra, con maes­tría, innovación y clasicismo”.

Scorsese logró su primer gran premio internacional en el Festival de Cine de Cannes de 1976 con la Palma de Oro por Taxi Driver, considerada en la actualidad como pe­lícula de culto y una de las mejores de su época. Ésta su­puso el inicio de la relación profesional entre el director de cine y el diseñador de créditos Dan Perri, que, a lo largo de los años, ha dado como fruto magníficas se­cuencias como New York, New York (1977), Raging Bull (1980), The Color of Money (1986), Gangs of New York (2002) o The Aviator (2004).

Conocido por la mítica secuencia inicial de Star Wars (1977), que ejerció gran influencia en el modo de componer texto en el campo del diseño gráfico, el trabajo de Perri sobresale en un período de retroceso para el di­seño de títulos de crédito. A la época dorada de los 50 y 60, con nombres como Bass, Binder, O. Frankfurt, Brownjohn o Ferro, siguieron dos décadas críticas para el arte de los títulos, como consecuencia, en gran medida, de la tecnología emergente y los cambios experimentados por la industria cinematográfica.

[…]

FilaSiete 194El artículo completo puede leerse en el nº 194 de FilaSiete (junio 2018).

Compartir
Diseñadora gráfica. Profesora universitaria. Doctora en Publicidad y Comunicación Audiovisual. Economista. Jefa de la sección “Mucho Crédito”