Once, una poética historia de gente enamorada

Once, una poética historia de gente enamorada | El éxito de esta película se demuestra en EE.UU en donde se estrenó el 20 de Mayo de 2007 con sólo 2 copias. Tan sólo un mes después (24 de Junio) habían aumentado hasta alcanzar las 126 salas de proyección y una recaudación de más de 3 millones de dólares.

Un músico callejero interpreta una triste canción de desamor.

Una joven inmigrante cae atrapada en la melodía.

Intercambian miradas y sus vidas se entrelazan.

Pero a veces la vida ya ha decidido por ti…

Once, una poética historia de gente enamorada | Un joven cantante y compositor interpreta sus canciones por las calles de Dublín cuando no está trabajando en la tienda de su padre. Durante el día, para ganar algún dinero extra, interpreta conocidos temas para los transeúntes, pero por las noches, toca sus propios temas en los que habla de cómo le dejó su novia.

- Anuncio -

Su talento no pasa desapercibido a  una inmigrante checa que vende flores en la calle para sacar adelante a su hija y a su madre. También ella se está recuperando de un “fracaso amoroso” y, para sentirse un poco mejor, escribe canciones sobre el tema, pero a diferencia del joven, nunca las interpreta en público. Ambos jóvenes acabarán de improviso haciendo un dueto en una tienda de música y será entonces cuando descubran que algo les une.

Once, que ha ganado recientemente el Premio del Público en Sundance, está escrita y dirigida por John Carney. La película se asemeja a los musicales clásicos de la década de los 40, a la vez que recuerda el bohemio mundo de los jóvenes músicos irlandeses.

 A principios de los 90, antes de dedicarse al mundo del cine, Carney fue músico. Tocaba el bajo con los irlandeses The Frames.  Carney explica que “quería encontrar una historia, de trama sencilla, que me permitiera usar canciones de una forma que el público moderno aceptara. Finalmente, opté por la idea de un músico callejero en las calles de Dublín; una persona que al no tener nada, no tiene nada para perder. Desarrollé una sencilla historia de amor, le pedí a Glen Hansard (el cantante de The Frames) que escribiera varias canciones – que terminaron formando un tandem con la historia emergente”.

Once, una poética historia de amor

  “Mi intención era hacer una película original, casi como un álbum visual, pero ante todo quería contar una historia de amor, moderna y realista.  Estamos en un mundo donde una canción de tres minutos equivale a diez páginas de guión; donde los personajes comunican más a través de canciones que hablando. Desde luego, esto no quiere decir que la historia no tenga una estructura de tres actos, sólo que ésta es un poco más oblicua que en muchas otras películas, y las canciones son la llave para descubrirla”.

 La historia se desarrolla en el Dublín natal de Carney, y está protagonizada por Glen Hansard, el cantante de The Frames, que da vida a un compositor y guitarrista, y por Marketa Irglova –una música de la República Checa que, antes de protagonizar esta película, ya había colaborado con Hansard – como pianista. A pesar de su pasado como miembro de The Frames, y de que desde el principio había contado con las canciones de Hansard, Carney no había pensado en la posibilidad de que Hansard e Irglova fueran los protagonistas de su historia. “Tenía en mente a un actor irlandés, que también podía cantar, para interpretar al protagonista, pero no le iba bien. Poco a poco, mientras escuchaba las cintas que Glen me daba, en las que me hablaba de las canciones que iba componiendo a medida que le pasaba páginas del guión, fui dándome cuenta de que él era, realmente, la mejor opción para interpretar el papel protagonista. Ningún actor podría vender mejor que él esas canciones ya que eran sus canciones”.

 Hansard también tenía alguna experiencia como actor, al haber participado anteriormente en Los Commitments (Alan Parker; 1991). “Aunque Glen tiene cierta experiencia ante las cámaras, lo más importante es que se trata de una persona muy natural y con un gran carisma: es un chico muy tranquilo, relajado”, insiste el director.  Glen Hansard y Marketa Irglova (tenía 17 años cuando se rodó la película ) no son actores profesionales, ambos desarrollan sus personajes con una increíble naturalidad y calidez. “Tienen una relación muy buena, cosa que ayudó bastante”, reconoce Carney.

Otra de las cosas que más sedujo a Carney de este proyecto es que le ofrecía la posibilidad de combinar su talento e intereses con el de Hansard y que cada uno pudiera aportar cosas al trabajo del otro. “Dejé The Frames para hacer películas”, recuerda. “Pero Glen estuvo siempre muy interesado en el cine, siempre teníamos muchas cosas de las que hablar. Hizo Los Commitments cuando estaba arrancando el grupo. A Glen siempre le habían gustado mucho las películas de Bergman y el cine francés en general. Podría decirse que es un apasionado del cine en general y del cine independiente en particular”.

A pesar de haber tomado diferentes caminos, los dos siguieron siendo amigos y nunca desestimaron la posibilidad de trabajar juntos. “De vez en cuando nuestros caminos se cruzaban, y aprovechábamos la mínima oportunidad para hablar, aunque sólo fueran unos minutos, sobre la posibilidad de colaborar en algún proyecto, aunque sólo fuera que hiciera un videoclip para ellos, o que me compusiera una canción”, reconoce Carney. “Usé sus canciones en varias películas, pero siempre quería más, así que esta fue la ocasión perfecta”.

Once se estrena en España el próximo 31 de octubre.