SEFF 2019: Martin Eden triunfa en una edición redonda

El sábado 16 de noviembre terminó una de los mejo­res certámenes del SEFF (SEFF 2019) que muchos críticos recordemos. La cita continental con la industria, la cultura y el pú­blico se consolida de la mano de su director José Luis Cienfuegos, en especial tras haber sido Sevilla epi­centro del cine, con la Gala de los premios de la Academia de Cine Europeo y la entrega de los Goya.

En esta ocasión tuvimos la alegría de ver reconocido con el Giraldillo de Oro un filme fascinante, Martin Eden, del director Pietro Marcello, basado en la novela ho­mónima de Jack London. El jurado del festival destacó «la intensa y vibrante forma en la que retrata el ar­co vital de su protagonista en continuo diálogo con la historia de Italia y por su decidida apuesta por el potencial narrativo del material de archivo en el contexto de una película de ficción».

El Gran Premio del Jurado recayó sobre Technoboss, de João Nicolau, un musical sobre ruedas, de humor dis­locado e impasible, cantado por un actor no profesional y maduro debutante. El Premio a la Mejor Dirección fue para Sinónimos, de Nadav Lapid, compleja y difícilmente digerible metáfora sobre la violencia estatal is­raelí y sobre las mentiras de la libertad occidental. El Me­jor Guion resultó ser el de La Gomera, de Corneliu Po­rumboiu. Y ex aequo, el galardón a la Mejor Actriz fue compartido por Marta Nieto (Madre) y Zorica Nushe­va (Mi nombre es Petrunya).

Madre, dirigida por Rodrigo Sorogoyen, inauguró el fes­tival con la continuación del cortometraje de mismo tí­tulo que fue nominado a los Oscar el año pasado. El ex­celente gran angular sobre las playas del sur de Francia del director de fotografía Álex de Pablo, un tempo de­morado y un sonido envolvente enfatizan esta histo­ria de dolor y emociones confusas que cuentan con la lo­gradísima interpretación de Marta Nieto, que bien me­rece este galardón.

El Premio al Mejor Actor fue para Pierfrancesco Favino, protagonista de El traidor, crónica política que narra la historia de To­masso Buscetta, el hombre que logró meter en la cárcel a la cosa nostra siciliana entera. Y ganó el Eurimages a la mejor coproducción europea De repente el paraíso, de Elia Suleiman, en la que oriente y occidente aparecen re­tratados desde la mirada burlona y la actitud estoica de este palestino de Nazareth con nacionalidad israelí.

Además de escoger entre más de 230 películas y 150 co­loquios y encuentros con cineastas, y asistir a expo­si­ciones, el homenaje a Pere Portabella, conciertos y un buen número de actividades paralelas, el público fue tes­tigo de la celebración, un año más, de la Gala de las no­minaciones de los Premios de la Academia de Cine Euro­peo.

Los resultados de esta antesala de los EFA dieron co­mo películas favoritas Dolor y gloria, dirigida por Pedro Al­modóvar; Los miserables, de Ladj Ly; El oficial y el es­pía, de Roman Polanski; System Crasher, de Nora Fing­scheidt; El traidor, de Marco Bellocchio; y La favorita, de Yorgos Lanthimos.

La de Almodóvar se llevó tres candidaturas más: di­rec­tor, actor (Antonio Banderas) y guion, al igual que el filme de Polanski y el de Bellochio, y La favorita (di­rector, actriz y comedia). La presencia española se com­pletó con Buñuel en el laberinto de las tortugas, de Sal­vador Simó, nominada en la categoría de anima­ción, y los cortometrajes Jugo de sandía, de Irene Mo­ray, y El regalo de Navidad, de Bogdan Mureşanu, coproducción hispano-rumana.

SEFF 2019: Buen cine español

A lo largo de estos días pudimos ver películas espa­ño­las de buena factura como Intemperie, la última del se­villano Benito Zambrano, adaptación de la novela ho­mónima de Jesús Carrasco, que tiene mucho de western, road movie y picaresca sureña con bellos paisajes in­hóspitos, un Huckelberry Finn muy andaluz (el jovencísimo actor Jaime López) y Luis Tosar en un persona­je grandioso.

Guillermo Rojas nos sorprendió con su opera prima Una vez más, rodada en Londres y en su tierra natal, Se­villa. Un drama romántico con tintes de comedia, retrato generacional de la juventud actual, la emigración y sus consecuencias. Cuenta con una playlist muy bien escogida, con participaciones de grupos de la escena mu­sical indie sevillana.

En la Valencia actual, en la que se recogen los platos rotos de la gran fiesta de la corrupción, Marc Vigil am­bienta una historia de aires hitchcockianos. El filme reú­ne lo mejor de El autor, El reino y La isla mínima, ba­jo la metáfora del pantano sobre el que Valencia está cons­truida y que quizá oculta en sus profundidades mu­cha podredumbre. Nacho Fresneda y Carmina Barrios completan una paleta de secundarios sensacional.

Mano femenina

La dirección femenina se ha dejado ver en algunas de las mejores películas del festival. Femenina y bélica la de Agnieszka Holland en Mr. Jones, coproducción de Polonia, Reino Unido y Ucrania sobre la vida real del periodista británico Gareth Jones, que investigó las atro­cidades de Stalin durante la colectivización forzada en Ucrania. Un filme muy sólido sobre el compromiso con la verdad, su ocultamiento por parte del sistema, el control informativo y la banalidad y corrupción profe­sio­nales, que dialoga con el periodismo de todos los tiem­pos.

Otra mujer que nos ha sorprendido gratamente con una mirada original al drama de ciencia-ficción es Je­ssi­ca Hausner. En este mundo donde el bienestar se ha con­vertido en un derecho, Little Joe plantea la creación por parte de la ingeniera Alice (Emily Beecham), junto a su compañero Chris (Ben Whishaw), de una planta que desprende el aroma de la felicidad y no tiene capacidad de reproducirse. Con contención maravillosa, una pa­leta colorista y minimalista, y una chirriante música que condensa toda la rabia, el filme plantea hasta dónde puede llegar el ser humano en el negocio de la suplantación de lo natural.

SEFF 2019: Cuidado del planeta

Dos películas de animación de narrativas originales y ricas ilustraciones han versado precisamente sobre el respeto a la naturaleza: The Prince’s Voyage (Jean- Fran­çois Laguionie, Xavier Picard) y La famosa inva­sión de los osos en Sicilia (Lorenzo Mattotti), basada en un cuento de Dino Buzzati. La historia de cómo los osos acaban invadiendo Sicilia para recuperar al hijo per­dido del Rey Oso es en realidad una parábola sobre la colonización, la apropiación cultural y la utilización des­pótica del poder, tratados con deleite plástico y capas de significado.

Radicalismos

Junto a la mirada intimista de El joven Ahmed, diri­gi­da por los hermanos Dardenne, Sons of Denmark, del di­rector novel Ulaa Salim, versa sobre la reacción ul­tra­nacionalista a la amenaza terrorista. Es admirable la su­tileza del cine escandinavo para mostrar la comple­ji­dad del comportamiento humano, tanto individual y colectivo. La buena articulación del guion, con un sus­pen­se adecuadamente dosificado, bien rematado, y los ma­tices interpretativos de los personajes son marca de la casa nórdica.

Ésta es una pequeña guía de lo mejor del Festival de Cine Europeo de Sevilla, mucho de lo cual se ha estrenado ya o se estrenará en breve durante el curso 2019-2020. Dos apuntes más a tener en cuenta: la serie do­cumental de Mark Cousins, Women Make Film, obra enciclopédica, esencial e imprescindible, sobre mujeres ci­neastas que han pasado desapercibidas en la historia del cine. Y De una isla, la última película de José Luis Gue­rín, que el Festival de Cine de Sevilla puso acertadamente en diálogo con la primera, Los motivos de Berta, en un encuentro muy sustancioso con el director.

Cristina Abad, Mario Escalona

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año