Este próximo verano comenzará la filmación de West Side Story, producida y dirigida por Steven Spielberg, a partir del guion creado por el dramaturgo ganador del Premio Pulitzer Tony Kushner. La película se adaptará para la gran pantalla basándose en el musical original de Broadway de 1957, que fue escrito por Arthur Laurents, con música de Leonard Bernstein, letras de Stephen Sondheim, y dirección y coreografía de Jerome Robbins.

Entre el reparto, actores, cantantes y bailarines muy reconocidos como la histórica Rita Moreno (Valentina), Ansel Elgort (Tony), Rachel Zegler (María), Ariana DeBose (Anita), David Álvarez (Bernardo), Josh Andrés Rivera (Chino), Corey Stoll (Teniente Schrank) y Brian d’Arcy James (Sargento Krupke).

Les acompañarán, completando un reparto de más de 50 personas para interpretar a los Sharks y los Jets -las pandillas rivales de la clásica historia de amor de West Side Story-, jóvenes promesas como Mike Faist (conocido por sus papeles en las producciones de Broadway, Dear Evan Hansen y Newsies) en el personaje de Riff, el líder de los Jets, o la cantante, actriz y bailarina puertorriqueña Ana Isabelle como Rosalía, la compañera de trabajo de María.

La producción ha realizado una búsqueda exhaustiva de los candidatos, incluyendo convocatorias abiertas en Nueva York, Los Angeles, Miami, Chicago y San Juan. La directora de audiciones, Cindy Tolan, vio a más de 30.000 artistas, lo que convierte este casting en el más exhaustivo de las producciones de Spielberg desde La lista de Schindler (1993). De hecho, West Side Story será el debut en cine para más de 50 miembros de su elenco.

Los Sharks y los Jets figuran en muchas de las más reconocidas escenas musicales y de baile de West Side Story, tales como Cool, America, Gee, Officer Krupke, Jet Song y I Feel Pretty. Justin Peck será el coreógrafo para las escenas musicales de la película. «Una de nuestras mayores prioridades era encontrar artistas que lo pudieran hacer todo [bailar, cantar y actuar] para darle vida a esta película», indica Peck. «Desde su creación, West Side Story ha influido en generaciones de bailarines. Estoy encantado de haber encontrado a este grupo extraordinario para traer nuestra nueva visión del musical a la gran pantalla».