Los hermanos Sisters, un nuevo western de este siglo XXI, llegará a los cines el proximo 10 de mayo. Dirigida por el realizador francés Jacques Audiard (Dheepan, Un profeta), y basada en la novela homónima del escritor Patrick deWitt, muestra una nueva faceta del género y nos lleva a explorar lo que significa ser hombre en un viaje peligroso, cómico y emocionalmente catártico.

Corre el año 1851. Charlie y Eli Sisters son una pareja de hermanos asesinos, dos niños convertidos en hombres dentro de un mundo hostil y despiadado. Sus manos están manchadas de sangre: sangre de criminales y sangre de inocentes… No conocen más que la vida del pistolero. Aunque daría cualquier cosa por su hermano pequeño, el introspectivo Eli (John C. Reilly) sueña con poder llevar una vida normal, mientras que el alcohólico Charlie (Joaquin Phoenix), el menor de los Sisters, ha tomado encantado el papel de líder y guía al dúo en sus misiones. Poco a poco, ambos empezarán a cuestionar y encontrar cada vez más peros en los métodos del otro.

Entre los papeles principales de Los hermanos Sisters nos encontramos también con Jake Gyllenhaal, como el experimentado detective John Morris, y Riz Ahmed, en el papel del químico fugitivo Hermann Kermit Warm. El propio Ahmed confiesa que «como londinense, vengo de una de las ciudades más multiculturales del mundo. En este sentido, una de las cosas más geniales de formar parte de Los hermanos Sisters fue estar en el set con gente de tantas nacionalidades. La película va sobre cómo intentamos encontrar cuál es nuestro propósito a través de nuestras relaciones con los demás y cómo superamos las barreras que nos separan a los unos de los otros».

Los hermanos SistersEl proyecto de este filme surgió, como explica Jacques Audiard, «de una forma bastante curiosa. En este caso, la idea no se me ocurrió a mí, sino a John C. Reilly y a su mujer, la productora Alison Dickey. Cuando nos conocimos en el Festival Internacional de Cine de Toronto de 2012, donde se estaba proyectando mi película De óxido y hueso, me pidieron que me leyera la novela de Patrick deWitt, y he de admitir que me gustó muchísimo cuando lo hice. En ese momento no me di cuenta, pero aquella era la primera vez que aceptaba una propuesta de material para una película. Tengo que reconocer que, de haber sido solo por mí, nunca me habría topado con el libro ni se me habría ocurrido hacer un western«.

Parte del rodaje de la película se ha desarrollado en España y Rumanía. Como indica Audiard, «fue una de nuestras condiciones, y no solo por temas de presupuesto. Habíamos visto algunos exteriores en la costa oeste de los Estados Unidos y en Alberta, Canadá, donde ya se había rodado la serie Deadwood. Sin embargo, cuando ibas allí, todo estaba listo para grabar. Al fin y al cabo, en el universo del western todo estaba demasiado visto y sentí que necesitábamos ser más creativos».