BSO Billy Elliot

EN la actualidad el cine utiliza las canciones para crear un entorno histórico, como vestuario sonoro de épocas más cercanas. En Billy Elliot las canciones sostienen la Historia y la historia, el contexto de la Inglaterra de Tatcher y las dificultades de un adolescente para reafirmarse frente a su familia y la sociedad. Esta es la habilidad de una sólida banda sonora de canciones de grupos de los setenta y ochenta como T-Rex o The Style Council, en el estilo acústico que han vuelto a recuperar Belle & Sebastian entre otros. Tan sólo hay una referencia al techno inglés de estos años (London Calling) que se asocia con la llegada de Billy al ámbito sofisticado de la capital. Con esta banda sonora de canciones sucede lo que con algunas de música incidental creada para la película, que es imposible escucharla sin visualizar y volver a experimentar lo que ocurría en la escena a la que acompañaba.

Además, este conjunto de canciones puede ser escuchado como si se tratara de un musical, las canciones irrumpen con la misma irrealidad que tendrían en un musical clásico. Su origen está justificado porque podrían provenir de un aparato de radio, pero la mayoría de las veces no es así, su volumen y su procedencia no es claro. La música es tan realista y, al tiempo, tan subjetiva como todo el film (la escena del transbordador-grúa con Tchaikovski en primer plano es una muestra de esto).

De todas formas, en la película cada tema se ha asociado de forma tan funcional a una coreografía, que parece incluso perder autonomía, como si no se tratara de canciones que existieran antes que el film. Por esto Billy Elliot parece tener más influencia del musical beat de Richard Lester en los sesenta que de Full Monty.

En este disco no se recoge la partitura de Stephen Warbek, tan vitalista como la que compuso para Shakespeare in love (las carreras coreografiadas de Billy recuerdan a las de Shakespeare), y tan agridulce como las canciones, pero sí se alternan éstas con fragmentos de algunos de los diálogos más significativos del film: «bailar… es como si desapareciera».

Fernando Infante