BSO: Cómo entrenar a tu dragón

Hay películas que deben especialmente par­te de su éxito al «boca a boca». Es algo impredecible, difícil de planificar… pero final­mente muy eficaz. Así lo han comprobado los productores de Cómo entrenar a tu dragón, que gracias a la «buena fama» de su pe­lícula han ingresado 210 millones sólo en la taquilla en Estados Unidos.

Gran parte del mérito de esta película se de­be a la música, que queda literalmente gra­bada en la memoria del espectador. No só­lo por la canción final Stick and stones del cantante islandés Jonsi, que es verdade­ramente pegadiza, sino por el conjunto de la banda sonora del londinense de 47 años John Powell.

Discípulo del maestro Patrick Doyle, Po­well es uno de los grandes músicos del cine de acción (Cara a cara, The Italian Job, la trilogía de Bourne, Hancock) y de animación (Shrek, Ice Age 2 y 3, Kung Fu Panda, Bolt, Horton) de los últimos años. En sus composiciones hay una simbiosis bastante crea­tiva de la música de orquesta tradicional y el uso de elementos sintetizados (utili­zados con especial acierto en una de sus pri­meras grandes bandas sonoras, la de Yo soy Sam). Con una carrera realmente brillan­te, resulta sorprendentemente injusto que este compositor no haya sido siquiera no­minado a los Oscar.

En Cómo entrenar a tu dragón Powell esco­ge un tono entre celta y vikingo logrado con el uso de instrumentos genuinos como la flauta irlandesa, los cornos franceses, el fa­got y la gaita. Todos estos elementos se van sustituyendo con especial armonía en la melodía de arranque de la película (This is berk) y en el vibrante final acompañado por el tema más representativo y complejo del conjunto: Coming back around. Junto a las melodías más orquestadas aparecen algu­nas más sencillas y emotivas como la deli­ciosa Forbidden friendship, interpretada con una gran variedad de instrumentos de per­cusión que escuchamos en el momento del clímax de la amistad entre Hipo y su dra­gón.

Si tuviésemos que señalar un instrumento protagonista en la partitura, es el violín. Se nota que Po­well apren­dió música tocando este instrumen­to que acompaña con espe­cial inspiración de trom­bones, trompas y tim­bales, y que alter­na con el uso de la flau­ta irlandesa.

Autor: John Powell
Compañía: Varese Sarabande
Duración: 71:49 min.