Inicio Noticias BSO Cine BSO: Efectos secundarios

BSO: Efectos secundarios

Después de unos años de mucho trabajo y bastante ru­tina en sus composiciones (Skyfall, La dama de hierro, Criadas y señoras, Revolutionary Road), Thomas New­man logra en Efectos secundarios una atmósfera mu­sical genuina. Es como si el compositor se hubiese contagiado del talento recuperado de Soderbergh: un di­rector muy estancado artísticamente que necesitaba una gran película para recordar que sigue sabiendo ha­cer buen cine, a pesar de los muchos pesares de su filmografía posterior a Traffic (Magic Mike, Che, El so­plón).

El arranque y el final de la película expresan muy bien la confianza que Soderbergh ha depositado en Newman, con quien trabajó en El buen alemán y Erin Bro­ckovich. En estas dos escenas la música es protago­nis­ta de los largos planos secuencia con los que el director sumerge al espectador en un mundo paralelo, el de los efectos secundarios que prometen una sensa­ción de paz que a veces resulta demasiado cara. Mientras que en el comienzo se acentúan los coros plá­cidos, el final de la película intensifica el tono selvático y brutal con sonidos de percusión.

- Anuncio -

Newman opta por el minimalismo musical que tan buen resultado le dio en películas como Wall·E o American beauty. El efecto logrado es muy sugerente, pare­ci­do al que puede escucharse en series como Touch o pe­lículas como Yo soy Sam o Drive. En este caso, la mú­sica te envuelve por medio de un uso muy medido de guitarra, percusiones y sintetizadores.

El uso de música electrónica es magistral en el tema Another acquital, que va in crescendo generando una in­tensidad coherente con uno de los momentos de más ten­sión dramática de la película. En contraste con este ti­po de melodías, destaca la serenidad musical que trans­miten temas como St. Luke, en el que los xilófonos y metalófonos aportan una sensación de irrealidad mágica pero tenebrosa.

En suma, uno de los mejores trabajos de Newman, a tono con el dramatismo y la emoción de la historia.

Claudio Sánchez

AUTOR: Thomas Newman COMPAÑÍA: Open Road DURACIÓN: 38 min. PRECIO: 19,99 €