BSO: Las vidas de Grace

0
980

Ha sido un verano cinematográfico muy gris. Por primera vez en muchos años no hemos tenido na­da de Pixar y Cómo entrenar a tu dragón 2 no ha estado a la altura de su precedente. Ya ni hablo de Transformers 4 y Los mercenarios 3… En medio de este desierto al menos hemos podido sobrevivir con pequeños oasis de cine desconocido y brillante.

Las vidas de Grace no es la primera película so­bre los abusos sexuales a menores, pero sí una de las más sugerentes y delicadas. Esta película inde­pen­diente norteamericana cuenta con una música mi­nimalista coherente con el tipo de narrativa del di­rector y guionista Destin Daniel Cretton.

La música del norteamericano Joel P. West (que ya trabajó con Cretton en I am not a hipster) lo­gra expresar el dramatismo de unos personajes acos­tumbrados a callar sus propias tragedias. Por eso quizás la música intercala grandes silencios con acordes de guitarra, violín o algunas notas se­renas de piano. Así se destaca especialmente en el primer tema, Welcome a Short Term 12, o en can­ciones similares como Bath o Let’s Walk Them.

Hay algunos temas que rompen con el estilo de la música de la película con bastante acierto en va­rios clímax magnéticos: el Cielito lindo que sue­na en uno de los pocos momentos festivos y entrañables o el rap So you know what it’s like, com­puesto por Keith Stenfield, que define a uno de los personajes principales.

Claudio Sánchez