BSO: Tron: Legacy

0
671

No formo parte del numeroso grupo de crí­ticos indignados con todo lo que tiene que ver con la segunda parte de Tron. Más que nada porque he visto recientemente el ori­gen de la criatura (esa casposa peli de cien­cia-ficción), y porque hay demasiados re­cuerdos traumáticos de la ciencia-ficción en mi cabeza (Transformers, G.I. Joe, Ul­ti­má­tum a la Tierra, Jumper, Alien contra Pre­dator 2) como para no disfrutar con una pe­lícula como ésta, que entretiene sin inven­tar la pólvora ni ser pedante.

Evidentemente no es Blade runner, Mi­no­ri­ty report, Matrix o District 9. Tron 2 es de otra galaxia distinta. Sin embargo, hay un apar­tado en el que la película sí está a un ni­vel más que notable. Me refiero a la trepi­dante y futurista música de Daft Punk.

Daft Punk es un dúo francés formado por los músicos Thomas Bangalter y Guy-Ma­nuel de Homem-Christo que ya colaboraron en la película de anime Interstella 5555, que coprodujeron con Leji Matsu­mo­to. Desde los años 90 este grupo represen­ta la fusión de los estilos más utilizados en la actualidad. En sus composiciones mez­clan las baladas rock e indie con el tech­no, funk y house.
La música de Tron 2 recoge el relevo de los compositores de bandas sonoras que uti­lizan la música electrónica como Van­ge­lis (Blade runner, El año en que vivimos peli­grosamente), Moby (trilogía de Bourne) o Prodigy (Matrix). Escenas como la llegada al mundo virtual o el duelo de discos están muy bien acompañadas musicalmente. Cada una de estas composiciones tiene una inten­sidad creciente que hace que la escena ocul­te en cierta medida las limitaciones e in­trascen­dencia de los personajes y el argu­men­to.

Pero la gran virtud que tiene esta banda so­nora es que su uso reiterativo no desgasta al espectador (algo que sí sucede en pelí­culas como Iron Man 2 o Terminator salva­tion, donde la música acaba molestando a la acción). En mi opinión, esto lo consigue con la variedad de temas musicales. Aun­que no faltan los temas que invaden todo el sonido de la escena, hay muchos momen­tos en que la música incidental sabe ocu­par un espacio secundario. También se agra­decen los momentos de una música más serena y reflexiva que hacen que, por ejem­plo, el final de la película engrandezca la historia.

Claudio Sánchez

Autor: Daft Punk.  Sello: Walt Disney Records.  Duración: 54 min.