BSO: Up in the air

Jason Reitman es de los directores actuales que más confianza deposita en la banda sonora. En Juno ya mostró un gusto muy acertado pa­ra escoger canciones como All I want is you, con la que se inicia la película, o Anyone else but you, que cantaban Michael Cera y Ellen Pa­ge al final. Con estas canciones Reitman da­ba un tono optimista a una película juvenil con to­ques dramáticos.

En Up in the air, su mejor película en opinión de casi todos, vuelve a escoger una docena de te­mas en que la guitarra y la voz son los protago­nistas absolutos. Esta vez el tono es aún más in­timista, hasta lograr un contraste muy consegui­do con la frialdad metalizada de los aeropuertos, el fondo perfecto de una película sobre las relaciones humanas congeladas, in the air.

- Anuncio -

Con canciones como Going home de Dan Auer­bach o Taken it all de Crosby, Stills & Nash (un te­ma influenciado por las melodías más cinemato­gráficas de Simon & Garfun­kel), la película man­tiene un tono nostálgico en su primera parte. Este dramatismo se desborda en los últimos mi­nutos del metraje (durísimos y valientes minutos que hacen que la película sea enorme) con can­ciones muy inspiradas que adquieren un total pro­tagonismo al sustituir en muchas escenas al diá­logo. Así sucede con la melodía The snow before us o la canción que cierra la película, Up in the air, del primerizo Kevin Renick.

La música incidental de la película se limita a dos melodías compuestas por Rolfe Kent (autor del tema central de la serie Dexter y creador de ban­das sonoras correctas como 17, otra vez o Los fan­tasmas de mis ex novias), que en Up in the air realiza su mejor trabajo. En Security ballet, utiliza­da en la lección magistral de Clooney a su inex­perta discípula sobre «el arte de viajar», Kent uti­liza sonidos tribales (tambores, timbales, etc.) pa­ra reflejar la jungla que supone el ambiente com­petitivo e inhumano que representa el prota­gonista de esta película. La utilización de estos instrumentos recuerda mucho al tema central de American beauty (Dead already, de Thomas New­man), película que también pretendía indagar en la competitividad y superficialidad de las re­laciones sociales.

En la otra melodía incidental de Kent (Lost in De­troit) los sonidos superpuestos de ecos de gui­ta­rra terminan fundiéndose con el violín. Es una ma­nera interesante de reflejar la vertiginosa velo­cidad de la vida del protagonista, que finalmen­te acaba derivando en una profunda soledad.


Música incidental: Rolfe Kent Canciones: Sharon Jones & The Dap-Kings, Dan Auerbach, Crosby, Stills & Nash, Elliott Smith, Sad Brad Smith, Charles Atlas, Roy Buchanan, Gram. Nash, Kevin Renick Sello: Rhino Duración: 39 minutos Precio: 15,95 €

- Anuncio -