Algo para recordar: La materia de los sueños

Algo para recordar comienza con un entierro en Chicago. Sam Baldwin, arquitecto y padre de Jonah, un niño de ocho años, ha perdido a Maggie, su mujer. El tiempo no cura su herida y, finalmente, se traslada a Seattle con su hijo. En la otra costa de Estados Unidos vemos a Annie Reed, periodista del Baltimore Sun, preparando su boda. Por Navidad Jonah, en un alarde de iniciativa, llama a un programa de radio y cuenta que no quiere juguetes sino una madre, que los acompañe a él y a su padre. Cuenta su historia y consigue que su padre hable por las ondas. Sus palabras son escuchadas por miles de mujeres que se quedan prendadas de ese triste e insomne arquitecto que vive en Seattle. Annie oyó el programa y no pudo olvidar aquella voz. Tras muchas dudas, le escribe una carta: le propone una cita, verse el día de San Valentín, en lo alto del Empire State.

El guion, de corte clásico, se dedica a presentar y jugar con los dos protagonistas. Convence al público de que están hechos el uno para el otro. La prueba: los dos ven una y otra vez Tú y yo, de Leo McCarey. Los guionistas, con un espíritu burlón, se dedican a crear obstáculos que impidan ese encuentro. A lo largo de toda la película los dos «enamorados» no se ven ni se encuentran. Tan solo en alguna ocasión coinciden, sin saber quiénes son, y pasan de largo.

- Anuncio -

Dirige la película Nora Ephron, que colaboró en el guion. La historia había sido concebida como un drama romántico, con la incorporación de Ephron se convirtió en comedia romántica, lo que provocó un conflicto en el equipo. Lo cierto es que el toque Ephron es fácil de ver: ella escribió Cuando Harry encontró a Sally, que protagonizó Meg Ryan. Ryan se consagró como la perfecta y encantadora enamorada -lo que, a la postre, sería su mayor hándicap-, papel que ya había interpretado para Tom Hanks en Joe contra el volcán, ahora más ingenua, y repetiría, también de la mano de Ephron, en Tienes un e-mail. En esta ocasión la pareja funciona de maravilla, la química surge a la perfección.

Algo para recordar es ligera, hecha de la materia de los sueños, fue uno de los éxitos de taquilla del año y candidata a dos Oscar -guion original y canción- y a tres Globos de Oro -película (comedia), actor y actriz. Esta cinta consagraría también la voz (en inglés) de Tom Hanks, desde entonces uno de los mejores actores de doblaje de Estados Unidos.

Ficha Técnica

  • FotografíaSven Nykvist
  • Montaje: Robert M. Reitano
  • Música: Marc Shaiman
  • País: EE.UU. (Sleepless In Seattle), 1993
  • Duración: 102 min.
  • Distribuidora: Warner
  • Público adecuado: +14 años
Suscríbete a la revista FilaSiete
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.