Capitanes intrépidos: El viento en las velas

Volver a ver Capitanes intrépidos es como visitar a un vie­jo amigo. Una de esas películas en glorioso blanco y negro y sin fecha de caducidad, cuyas escenas quedan para siem­pre en la memoria. Se te queda grabado Spencer Tracy cantando aquello del pescadito, o las escenas de pesca en alta mar en Terranova, o cuando los marineros comen mien­tras discuten en aquella gran mesa en el interior del bar­co, u otras muchas escenas que mejor no estropear al que tenga la suerte de acercarse a ella por primera vez. Vas cumpliendo años y la vuelves a ver y descubres que la pe­lícula sigue ahí, de una pieza, como conservada en sal ma­rina. Ahí sigue Manuel, el pescador portugués noble y va­liente; y el pequeño Harvey Cheyne, el pobre chico ri­co, que aparece en la pantalla tan malcriado e insoportable co­mo siempre, o al menos al principio porque luego apren­de unas cuantas lecciones que le marcarán para el res­to de sus días. Porque Capitanes intrépidos no va de pes­ca, ni del mar, ni siquiera de capitanes, va de cambiar, de transformarse, de crecer y madurar, de la vida.

Supongo que hoy día estaría mal visto hacer una pelí­cu­la sobre un niño que trabaja con dureza en un barco pes­quero y encima allí encuentra la felicidad y se hace me­jor persona, y en la que un cocinero negro sirve con una sonrisa la mesa a un montón de blancos, y además se pescan peces con la intención de comerlos. Capitanes in­tré­pidos es de otra época, de la época en la que la aven­tura la firmaban gente como Julio Verne o Emilio Salgari y no existía eso que hoy día se llama literatura ju­venil, solo li­teratura.

- Anuncio -

Dirigida por Victor Fleming casi como un calentamiento de aquel año de locos que debió ser en Hollywood el 39 del siglo pasado, en el que rodó ni más ni menos que Lo que el viento se llevó y El mago de Oz. Fue uno de esos di­rectores pioneros que venían de cualquier sitio excepto de una escuela de cine, y que antes había trabajado de me­cánico y taxista.

[…]

La crítica completa de esta película se encuentra en el nº 208 de la revista FilaSiete. Pincha aquí para suscribirte.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Harold Rosson
  • Montaje: Elmo Veron
  • Música: Franz Waxman
  • País: EE.UU. (Captains Courageous), 1937
  • Duración: 117 min.
  • Distribuidora en España: Movistar+
  • Público adecuado: Todos
Suscríbete a la revista FilaSiete