· La puesta en escena abigarrada, casi manierista, no pesa sino todo lo contrario, y en este sentido Carta de una desconocida es mucho más ligera de lo que parece.

Carta de una desconocidaEl judío francés de origen alemán Max Ophüls (1902-1957) adaptó con llamativa sensibilidad una gran novela de Stefan Zweig, en la que usó su gran experiencia como director teatral, acostumbrado a frecuentar a gente tan exquisita como Molière, Schiller, Bernard Shaw, Verdi, Strauss y Offenbach. Es la historia de Lisa Berndle, quien ama desde su niñez a Stefan, un vecino vividor, que ignora sus sentimientos.

Esta elegante realización de Ophüls influyó, y de qué manera, en la mejor Joan Fontaine (fallecida en California a la edad de 96 años; su hermana, Olivia de Havilland, aún vive con 101 años de edad) en una película con un sentimiento trágico de la vida que afronta con audacia el relato de un amor no correspondido, más aún, ignorado. La puesta en escena abigarrada, casi manierista, no pesa sino todo lo contrario, y en este sentido Carta de una desconocida es mucho más ligera de lo que parece.

Ophüls murió sin especiales reconocimientos y solo años después comenzó a ser valorado, especialmente por películas decadentistas como Madame de… y Lola Montes. No quiero terminar sin recomendarles volver a ver a Fontaine en su papel de gorrión mojado en Rebeca, un año antes de ganar el Oscar por Sospecha.

Letter From An Unknown Woman País/Año: EE.UU., 1948 Dirección: Max Ophüls Guion: Howard Koch Fotografía: Franz Planer Montaje: Ted J. Kent Música: Daniele Amfitheatrof Intérpretes: Joan Fontaine, Louis Jourdan, Mady Christians, Marcel Journet, Art Smith, Carol Yorke, Howard Freeman Distribuidora DVD: Universal Duración: 90 min. Público adecuado: +16 años

Reseña Panorama
s
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor