Cuento de verano: Deliciosa cinta

El desconcierto afectivo de un joven matemático que llega de vacaciones a la playa se describe con una sencillez encantadora, al ritmo de unos diálogos magistrales.

En 1996, cumplidos los 75, el maestro francés estrenó esta cinta deliciosa que forma parte de una serie de cuatro películas que llamó Cuentos de las cuatro estaciones. «Rohmer sabe mirar a la juventud y hablar de ella con riqueza y encanto, con limpia frescura, con la inmarcesible actualidad que es propia de los clásicos», escribió en su momento mi querido y llorado Pedro Antonio Urbina, uno de los mejores críticos de cine exquisito que he conocido.

- Anuncio -

En Cuento de verano, el desconcierto afectivo de un joven matemático que llega de vacaciones a la playa se describe con una sencillez encantadora, al ritmo de unos diálogos magistrales, interpretados y registrados con una naturalidad muy agradable. Rohmer, que fue secretario de redacción de la influyente revista de cine Cahier du Cinema entre 1956 y 1963, debe mucho a su maestro, un periodista y escritor de profundas convicciones católicas, llamado André Bazín (lean su impresionante libro Qué es el cine, editado en España por Rialp, un título casi imprescindible en las bibliotecas de los cinéfilos).

Por cierto, vean La inglesa y el duque: deliciosa.

Ficha Técnica

  • País: Francia (Conte d’été), 1996
  • Fotografía: Diane Baratier
  • Montaje: Mary Stephen
  • Música: Philippe Eidel
  • Distribuidora DVD: Manga
  • Duración: 90 min.
  • Público adecuado: +16 años
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete