De ilusión también se vive: Milagro navideño

Día de acción de gracias. Faltan pocos minutos para que empiece el gran desfile de los almacenes Macy en Nueva York y el Papá Noel de la empresa está borracho. Un anciano barbudo se toma la molestia de indicarlo a Doris Walker, ejecutiva de Macy encargada del evento quien, en vista de la emergencia, suplica a ese hombre que ocupe su lugar. El desfile es un éxito, en buena medida gracias a ese improvisado Papá Noel. Macy le ofrece el papel de Santa Claus, en el edificio Macy de la calle 34, para toda la campaña navideña. El hombre acepta encantado y cumple de maravilla, lo único llamativo es que se toma su papel tan en serio que dice ser Santa Claus de verdad.

Hay mucho más, hay que hacer creer en Papá Noel a una serie de encantadores escépticos, y convencer al Estado de que ese hombre no está loco sino que en realidad es… no hace falta decirlo. El clásico de George Seaton mezcla con gracia y una envidiable habilidad el género «milagro navideño» con el de «juicios». Desde entonces la gran mayoría de las películas «papanoelescas» -la casi totalidad de las buenas de ese género- se han inspirado en ella. Cuenta esta película con un reparto notable: Maureen O’Hara encarna a Doris Walker; una jovencísima Natalie Wood en uno de sus primeros papeles, es Susan Walker, su hija de 10 años. El veterano Edmund Gwenn, uno de los grandes actores todoterreno de entonces, con varias décadas de experiencia en el cine a sus espaldas, consiguió el Oscar al mejor actor secundario con esta película. De ilusión también se vive obtuvo tres estatuillas: la mencionada a Edmund Gwenn y dos por la historia, Valentine Davis recibió un Oscar por la mejor historia original y George Seaton otro por el guion. Además fue candidata al Oscar a la mejor película.

De ilusión también se vive ha envejecido bien, tanto que siempre ha superado a los sucesivos remakes que se han hecho: unos cuantos telefilmes, el mejor el de 1959, y una elaborada superproducción que en 1994 dirigió Les Mayfield, con Richard Attenborough en el papel de Kris Kringle y Mara Wilson (la protagonista de Matilda), en el de Susan Walker. Se puede decir que esta última versión es aceptable, pero no tiene color (aunque es su única ventaja respecto al original) al lado de la versión de Seaton. Sus mejores bazas son la mencionada pareja Richard AttenboroughMara Wilson, y los momentos en que sigue fielmente el modelo. Los escasos añadidos al guion moderno, sin excepción, carecen de fuerza y encanto.

Sin despreciar esta última versión, la comparación solo engrandece al original que es más feroz en la crítica al materialismo, tiene un ritmo más vivo, más gracia en las subtramas y más serio en el juicio. Además, deja abierta la puerta (muy levemente eso sí) a los escépticos que no creen en Papá Noel.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Lloyd Ahern, Charles G. Clarke
  • Montaje: Robert L. Simpson
  • Música: Cyril J. Mockridge
  • País: EE.UU. (Miracle on 34th Street), 1947
  • Duración: 96 min.
  • Distribuidora en España: Disney+
  • Público adecuado: Todos
Reseña Panorama
s
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.