El mundo en sus manos: Aventuras y alta mar

El mundo en sus manos | 1850, antes de que EE.UU. comprase Alaska a los rusos, el capitán de un barco dedicado a la caza de focas se enamora de una condesa rusa.

Con un magnífico guion de Borden Chase (el guionista de Río rojo y de los grandes westerns de Anthony Mann), Walsh puso toda su alma aventurera en esta película huracanada, que desprende energía y ganas de vivir por todos sus fotogramas.

- Anuncio -

La disputa entre el capitán Jonathan Clark y su colega El Portugués es tan vitalista que salpica agua de mar, dan ganas de ponerse un chubasquero y sumarse a la tripulación de los balleneros.

El tumultuoso pulso PeckQuinn en el bar, la regata entre los dos barcos, son secuencias que siempre te acuden a la cabeza cuando tienes que hablar de cine de aventuras, un género en el que Walsh es insuperable y un espejo en el que se han mirado las grandes películas que vendrían después como Indiana Jones y esa delicia del maestro Peter Weir llamada Master and Commander.

El mundo en sus manos es, por otra parte, un ejemplo de cómo vertebrar una cinta de aventura romántica sobre la rivalidad entre dos hombres, cosa en la que Borden Chase es un maestro. Para comprobar esto, léase lo que digo en 100 clásicos de Horizontes lejanos (Bend of the river) de Mann.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Russell Metty
  • Montaje: Frank Gross
  • Música: Frank Skinner
  • País: EE.UU. (The World in His Arms), 1952
  • Duración: 104 min.
  • Distribuidora en España: Sherlock
  • Público adecuado: +12 años
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor