El último

El último: La expresividad de las imágenes

Según recogen determinadas crónicas de la época, el reputado director alemán F. W. Murnau, responsable entre otras de cintas tan relevantes para la historia del séptimo arte como Nosferatu (1922) o Amanecer (1927), manifestó más de una vez antes de realizar El último su intención de concebir una película que prescindiera del mayor número posible de intertítulos, es decir, de las cartelas indicativas de los diálogos y acciones de los personajes que habitualmente se empleaban en el cine mudo. Las razones que esgrimía Murnau para sostener esta voluntad era su consideración de los intertítulos como un recurso excesivamente literario, que ralentizaba el ritmo general de los filmes y que restaba expresividad a las imágenes.

Sin temor a equivocarnos, podríamos aseverar que El último, recién editada en Blu-ray DVD por Divisa, constituye la materialización efectiva de ese deseo del creador germano de orientar su trabajo hacia la construcción de una gramática pura, contribuyendo así de manera decisiva a ensanchar los límites del lenguaje cinematográfico.

- Anuncio -

Pero en la reseña de este filme sería rematadamente injusto atribuir todos los méritos a la figura del director, pues como suele ocurrir con la mayoría de las buenas obras realizadas para gran pantalla, El último es fruto de la yuxtaposición y la armonía de enormes y variados talentos.

La interpretación de Emil Jannings, por ejemplo, metido en la piel de un portero de hotel que a raíz de un desagradable malentendido pierde su uniforme y es destinado a limpiar los lavabos, resulta francamente brillante, aunque algo similar se podría decir del libreto que firma el prestigioso escritor Carl Mayer, capaz de aprehender toda la fuerza y la hondura de las situaciones por las que atraviesa el personaje principal.

Los experimentos y juegos visuales que acomete Murnau en escenas como la del instante en que le comunican al portero la rebaja de su categoría laboral, o la de su borrachera durante la celebración de la boda de su sobrina, no hubieran sido posibles sin la participación en el proyecto de Karl Freund, que figura en los créditos como operador y director de fotografía, o sin el respaldo económico de Erich Pommer, uno de los mayores productores de los estudios UFA. La estrecha colaboración de estos cinco profesionales (muy bien retratada en el documental que se incluye en el DVD que abordamos) se saldó con la aparición en el primer cuarto del siglo XX de un lúcido largometraje que abordaba la servidumbre de nuestra imagen pública a la dedicación profesional y los problemas que acarrea consigo la vejez. La vocación del filme, a medio camino entre realista y experimental (aunque siempre puesta al servicio de la historia), no deja lugar a dudas de que Murnau logró cumplir con El último su propósito originario.

José Antonio Chaves


El último (Alemania , 1924)

F. W. Murnau  Emil Jannings, Maly Delschaft, Max Hiller, Emilie Kurz, Olaf Storm, Hans Unterkircher, Hermann Vallentin  Divisa Home Video