· En Jezabel, Bette Davis es una orgullosa y testaruda joven sureña que juega con su prometido, y tanto juego -con caprichos por doquier de niña mimada- le lleva finalmente a perderlo.

En 1938, el joven Wyler con solo 35 años dirigió este drama sureño, ambientado en Nueva Orleans en 1852, que fue en muchos sentidos una suerte de anticipación de Lo que el viento se llevó. La treintañera Bette Davis -nunca estuvo más hermosa, realmente arrebatadora- compone uno de los mejores papeles de su carrera, tan llena de personajes magnéticos. La actriz, fallecida en 1989, ganaba por este trabajo intachable su segundo Oscar (sus admiradores siempre hemos pensado que le debían haber dado 4 o 5 más: ¿acaso no lo merece por Eva al desnudo?).

En Jezabel, Davis es Julie Marsden, una orgullosa y testaruda joven sureña que juega con su prometido Preston Dillard (un jovencísimo Henry Fonda). Tanto juega, con caprichos por doquier de niña mimada, que termina con la paciencia de Preston.

La secuencia del baile de debutantes, con la entrada de la Davis con un espectacular vestido escarlata en una sala donde todas van de blanco, está tan extraordinariamente bien planificada, que entiendes que gente como John Ford piropeara a Wyler como uno de los mejores directores americanos, firmante de obras como Ben Hur, Los mejores años de nuestra vida, Horizontes de grandeza, etc., etc. Mucho tiene que ver en el resultado final de esta gran película el trabajo musical del compositor austriaco Max Steiner, un artista sin el que no se entiende el poder de seducción del gran cine norteamericano de los 30-40-50.

Jezabel es una película que ayuda a entender el formidable carisma de Bette Davis y Henry Fonda, dos de los actores más queridos por el público norteamericano: cuando les miras te da vueltas la cabeza.

El vestuario inolvidable es del australiano Orry-Kelly, ganador de tres Oscar por Un americano en París (Vicente Minnelli, 1951), Les Girls (George Cukor, 1957) y Con faldas y a lo loco (Billy Wilder, 1959). Solo el traje de montar con cola, que Julie sujeta elevada con su fusta al llegar a casa tras un rato de cabalgada es de enloquecer.

Jezebel País/Año: EE.UU., 1938 Dirección: William Wyler Guion: Clements Ripley, Abem Finkel, John Huston Fotografía: Ernest Haller Montaje: Warren Low Música: Max Steiner Intérpretes: Bette Davis, Henry Fonda, Fay Bainter, George Brent, Margaret Lindsay, Donald Crisp, Richard Cromwell, Henry O’Neill, Spring Byington Distribuidora DVD: Warner Duración: 104 min. Público adecuado: +16 años

El vestido escarlata que escandaliza a todos en el baile de debutantes es uno de los grandes momentos del drama romántico.

 

Reseña Panorama
s
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor