La mano izquierda de Dios: Buena película con un Bogart desahuciado

La mano izquierda de Dios, basada en la novela homónima de William E. Barrett, es la antepenúltima pelí­cu­la que protagonizó Humphrey Bo­gart. Las dos últimas son Horas desesperadas (William Wyler, 1955) y Más dura será la caída (Mark Robson, 1956).

La novela cuenta las aventuras de un piloto norteamericano que, tras es­trellarse, salva la vida convirtiéndose en mano derecha de uno de los se­ñores de la guerra locales. Años des­pués, en China, concretamente en 1947, logra es­capar disfrazado de sa­cerdote, pe­ro llega a una misión ca­tólica donde creen que es el cléri­go que están es­pe­rando… y realiza una gran labor de apostolado, muy a su pesar.

William Faulkner escribió una adap­tación de la historia para Howard Hawks, que no se llegó a filmar. Edward Dmytryk, que había di­rigido a Bogart un año antes en El mo­tín del Caine, le dio uno de sus últimos papeles.

Película y novela muy de moda en aque­llos años -recuerden Las llaves del reino, Estirpe de dragón o La bue­na tierra– comparten aquel estilo ingenuo, ahora ciertamente nada co­rrecto por paternalista. El papel principal chino es interpretado por un caucasiano maquillado, Lee J. Cobb.

Conociendo el contexto, la pelícu­la se ve bien, tiene dramatismo, rit­mo y tensión; también hay que en­tender las motivaciones de los pro­tagonistas católicos. Hoy conmueve ver a Bogart, que ya había sido desahuciado.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Franz Planer
  • Música: Victor Young
  • País: EE.UU. (The Left Hand of God), 1955
  • Duración: 87 min.
  • Público adecuado: +12 años
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor