Los sobornados: Cima del cine negro

Hay quien dice que el Lang ame­ricano es mejor que el alemán. No sé si mejor, pero desde lue­go es igualmente valioso.

Una de las cimas del cine negro, es­trenada en 1953. Un sargento de la policía de Nueva York investiga el suicidio de uno de sus superiores. Una turbia trama de co­rrupción se va destapando.

Hay quien dice que el Lang ame­ricano es mejor que el alemán. No sé si mejor, pero desde lue­go es igualmente valioso. En el ci­ne negro logró un puñado de obras maestras (Perversidad, La mujer del cuadro, Deseos humanos, Mientras la ciudad duerme), en­tre las que destaca esta película, Los sobornados, que retrata la brutalidad del mun­do del hampa de una forma inigualable.

Glenn Ford, que murió a los 90 en 2006, hizo a los 37 años el me­jor papel de su muy brillante carrera, encarnando a un detective du­ro y frío en el trabajo y enamorado como un colegial de su mu­jer, con la que tienen una niña en­cantadora.

Los avatares de la historia le obli­garán a tomar otras actitudes en las que está igualmente sensacional, especialmente cuando com­parte cámara con esa actriz lle­na de talento que es Gloria Grahame (no se la pierdan en Cau­tivos del mal -ganó el Oscar- y, so­bre todo, en la cinta de Nicholas Ray En un lugar solitario, com­partiendo pantalla con Humphrey Bogart). Una mención expresa merecen los malos Lee Marvin y Alexander Scourby, en­tre los que brinca Grahame mo­fándose del servilismo de su aman­te.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Charles Lang
  • Montaje: Charles Nelson
  • Música: Daniele Amfitheatrof
  • País: EE.UU.
  • Año: 1953
  • Distribuidora DVD: Sony
  • Duración: 86 min.
  • Público adecuado: +16 años

The Big Heat