Mi vecino Totoro (Tonari no Totoro): Una historia llena de candor

Dos hermanas de 11 y 4 años se trasladan a una casa en el campo con su padre, un profesor de universidad. Las niñas descubren a un curioso vecino en el bosque cercano.

La última maravilla del gran animador japonés Hayo Miyazaki (Tokio, 1941) se llama Ponyo en el acantilado y espero que hayan podido verla en el cine. Lo digo porque Miyazaki luce más y mejor en el cine, es allí donde se percibe la genialidad del maestro del anime, que es la forma de referirse a este tipo de cine.

Mi vecino Totoro (Tonari no Totoro), La película que nos ocupa es una de las predilectas de Miyazaki, cuyo estudio Ghibli tiene como logotipo al simpático espíritu del bosque que hace amistad con dos niñas que extrañan a su madre, ausente en un hospital para tuberculosos. Se trata de una historia llena de candor marcada por la fascinación por la naturaleza, más como protagonista que como mero escenario. Hay una gracia y una dulzura encantadoras sin el menor rastro de esa cursilería que se cuela en muchas películas animadas de la factoría Disney.  A muchos nos gusta más este Miyazaki íntimo (la maravillosa Porco Rosso), aunque reconocemos que el épico (La princesa Mononoke, El castillo ambulante, El viaje de Chihiro, El castillo en el aire, Nausicaä del valle del viento) es extraordinariamente brillante. Esta película se reestrenó en España en octubre de 2009.

Una mezcla bellísima de ambos senderos es El viento se levanta una película intensamente autobiográfica, donde lo que se apuntaba en Mi vecino Totoro se hace mucho más evidente Su padre fue el ingeniero aeronáutico Katsuji Miyazaki (1915-1993) que dirigía una empresa, Miyazaki Airplane que hacía los timones de cola del Mitsubishi A6M3 Zero. La madre del animador padeció tuberculosis y tuvo ingresos hospitalarios prolongados. Murió en 1980. Los Miyazaki tuvieron cuatro hijos.

Incluye esta película un personaje realmente deslumbrante, el Gatobús, que llega a una parada de autobús en la que esperan Satsuki, Mei y Totoro en uno de los planos más recordados del maestro, para llevarnos por una secuencia verdaderamente cautivadora donde la música de siempre brillante Joe Hisaishi es inspiradísima.

Ficha Técnica

  • País: Japón (Tonari no Totoro), 1988
  • Fotografía: Hisao Shirai
  • Música: Joe Hisaishi
  • Género: Animación
  • Duración: 86 min.
  • Público adecuado: Todos
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor