Navidades mágicas: Recuperando el espíritu navideño

Inspirada en ¡Qué bello es vivir! de Capra, y también un poco en toda la tradición papanoelística de Hollywood, especialmente en Milagro en la calle 34, estas Navidades mágicas comienzan con Gedeón -un ángel- subido a un árbol recibiendo la difícil misión de convertir a Ginny -ama de casa en apuros, y muy enfadada- al espíritu navideño. Este ángel conseguirá la complicidad de la pequeña Abbie, hija de Ginny, para que le ayude con su hermano y sus padres.

Hasta ahí ningún problema, además la historia termina como es de esperar, e incluye una visita a Santa y su taller en el Polo Norte… pero, estas Navidades mágicas tienen también una serie de elementos que chirrían, sin duda, por el escasísimo presupuesto y tiempo de rodaje: de principio a final las desgracias se ceban en Abbie y su familia hasta el punto de que solo el final alivia la tensión; en cuanto a Gedeón, en forma de humano, es un personaje a quien nadie, y mucho menos un niño, se acercaría, y cada vez que va a hablar con Abbie o con Ginny uno se pregunta por qué no salen corriendo en dirección contraria. No se puede objetar la actuación de Harry Dean Stanton, su sonrisa es lo más mágico de esas navidades, pero su aspecto general…

Hay una historia interesante y un mensaje positivo, pero mejor acompañar a los pequeños y explicarles lo que ocurre antes de que empiecen a llorar, o que la vean solo los mayores.

Ficha Técnica

  • País: Canadá, EE.UU. (One Magic Christmas, 1985)
  • Fotografía: Frank Tidy
  • Montaje: Sidney Wolinsky
  • Música: Michael Conway Baker
  • Duración: 89 min.
  • Distribuye en formato doméstico: Disney
  • Público adecuado: +7 años
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.