Pesadilla antes de Navidad: Skeleton y Santa Claus

Pesadilla antes de Navidad cuenta una historia original a la que Tim Burton dio vueltas durante años: cada fiesta tiene su ciudad de origen. En Halloweentown, cuyos habitantes son terroríficos, reina Jack Skeleton. Un día Jack descubre la ciudad de Navidad y a Santa Claus, queda impresionado y decide que él y sus conciudadanos son las personas adecuadas para organizar la fiesta de Navidad. Deciden secuestrar a Santa Claus y sustituirlo; también se ocuparán ellos de los juguetes. Dicho y hecho, salvo que las cosas no salen como Jack creía.

Pesadilla antes de Navidad es un poema visual, cada paisaje, cada personaje, cada melodía es un logro. Tiene además esa temática tan querida al excéntrico autor de crear un personaje marginal que intenta, con mala fortuna, hacer algo bien, como Eduardo Manostijeras.

La película fue gestada en la factoría Disney, donde Tim Burton hizo su aprendizaje y sus primeras armas entre 1980 y 1984. Fueron los años en los que la Disney tocó fondo y el trabajo era poco inspirador, pero que Burton recuerda con agrado porque tenía tiempo libre y libertad. En aquella época rodó Vincent, un corto de seis minutos, en stop-motion, basado en un poema que él escribió dedicado a Vincent Price. Allí concibió su Pesadilla, aunque tardaría diez años en llevarla a cabo.

Cuando Burton llevó su proyecto a la Disney era el famoso y original director de Bitelchús, Batman y Eduardo Manostijeras, y se encontraba trabajando en Batman vuelve. Sin embargo decidió ofrecer su criatura a la empresa de animación en la que se había formado. La factoría Disney aceptó el proyecto sin tener una idea clara de lo que Burton tenía en la mente, pensaban que sería una especie de historia para niños, narrada en verso. Burton no podía dirigirla, estaba demasiado comprometido con la Warner y Batman; la dirección fue confiada a Henry Selick, elección óptima: se trata de otro artista excéntrico, dedicado a la técnica stop-motion, hombre original y entusiasta que entendió a la perfección los conceptos de Tim Burton. Selick-Burton tuvieron más de un centenar de artistas a sus órdenes. El trabajo duró más de tres años: crearon un mundo nuevo y diferente, empezando por esos paisajes retorcidos y esa aldea deforme, siguiendo por los personajes que lo pueblan. Una vez diseñados, animarlos fue un trabajo titánico. Burton recibía, para su aprobación, casi un minuto de metraje por semana.

Conviene recordar que todavía no existía Pixar ni se hacían películas de animación por ordenador. Disney, bajo la dirección de Michael Eisner, estaba remontando el vuelo, había estrenado La sirenita, Aladdin y La bella y la bestia y luego vendría El rey león, todos ellos dibujados a mano; Toy Story todavía estaba lejos. Pesadilla aportaba una animación acabada con un sentido de relieve, de profundidad de campo completamente distinto a la animación plana, y de una originalidad extraordinaria. Las melodías de Danny Elfman son de lo mejor que se ha compuesto para el cine.

Con todo, a medida que el proyecto avanzaba, la Disney no sabía qué hacer con él. Claramente, al menos entonces, no se podría estrenar con su sello. Por ello figura como producción de Touchstone, filial de Disney. Incluso el título del estreno servía para marcar las distancias de la productora con el producto: Tim’s Burton The Nightmare Before Christmas. Pero, reconoce Burton, la Disney apoyó el proyecto hasta el final y, con mucho miedo, pero con todas las de la ley, hizo campaña y un estreno como es debido. Y fue un éxito que no ha parado de crecer: la película se convirtió rápidamente en objeto de culto, los personajes se convirtieron en culturales, su merchandising funciona mejor que el primer día, Disney lanzó una versión en 3D y la banda sonora ha sido reproducida hasta la saciedad por propios y extraños. Entre la tribu gótica hay quien cree que fue compuesta por Marilyn Manson, uno de sus adaptadores.

Pesadilla antes de Navidad es una obra mágica que no ha envejecido y, probablemente, nunca lo haga.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Pete Kozachik
  • Montaje: Stan Webb
  • Música: Danny Elfman
  • País: EE.UU. (The Nightmare Before Christmas), 1993
  • Duración: 75 min.
  • Distribuidora en España: Disney+
  • Público adecuado: +7 años
Reseña Panorama
s
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.