Rebelde sin causa: Jóvenes para siempre

Rebelde sin causa | Una de las referencias cinematográficas más relevantes de la actitud crítica de los jóvenes hacia la generación precedente.

Años 50, «Golden Age» de los Estados Unidos. Boom económico, cambios sociales, desarrollo del «Ame­­rican way of life». Y en medio de tanto progreso, con el dólar como símbolo y patrón mundial, el desconcierto y la re­beldía juvenil que Albert K. Cohen y Kerouac describen en sus li­bros o El­vis y Chuck Berry ex­presan con su mú­sica.

Rebelde sin causa es una de las referencias cinematográficas más relevantes de la actitud crítica de los jó­venes hacia la generación precedente. Con esta película, estrenada un mes después de la muerte de James Dean en accidente de tráfico -recuérdese la profética escena del due­lo de coches en el acantilado-, el jo­ven actor quedó inmortalizado co­mo icono juvenil de esa época y de las posteriores.

No es solo una confluencia de esté­ti­ca y mala fortuna. Nicholas Ray su­po poner toda su visión poética y fuerza expresiva heredada del teatro e influenciada por Elia Ka­zan al ser­vi­­cio de la idea. A la química de esos tres personajes necesitados y huér­fanos emocionales –Jim, Ju­dy y Pla­ton-, protagonizados por Ja­mes Dean, Natalie Wood y Sal Mi­neo (los dos secundarios fueron no­mi­na­dos a los Oscar), se une el enfoque de una cámara sugerente, un sig­ni­fi­ca­tivo uso del color en recursos co­mo el delantal del padre de Jim o los cal­cetines de distinto color de Pla­ton, encuadres simultáneos y com­po­si­ciones dinámicas, y un montaje ex­cepcional, realzado por un eficaz Ci­nemascope que otorga más dra­ma­tis­mo y profundidad a la historia. Toda una lección de narrativa audio­vi­sual.

Es difícil olvidar secuencias como el encuentro de los tres en comisaría, la discusión familiar en la escalera de la casa de Jim, el duelo en el acantilado o la llegada a la casa abandona­da, como una Arcadia donde los tres per­sonajes alcanzan por un momento la felicidad. Y desde luego esa biker de cuero rojo que llevaba James Dean.

Ficha Técnica

  • Argumento:  basado en una historia de Nicholas Ray
  • Fotografía: Ernest Haller
  • Montaje: William Ziegler, James Moore
  • Música: Leonard Rosenman
  • País: EE.UU.
  • Año: 1955
  • Distribuidora DVD: Warner
  • Duración: 111 min.
  • Público adecuado: +16 años

Rebel without a cause

Reseña Panorama
s
Cristina Abad
Periodista. Máster en Guion, Narrativa y Creatividad Audiovisual por la Universidad de Sevilla