Sherlock Holmes contra Moriarty

Película que ha envejecido bastante bien, está correctamente hilvanada, y los personajes -alma de cualquier relato- son antológicos

Sherlock Holmes contra Moriarty (1939)
Sherlock Holmes contra Moriarty (1939)

Sherlock Holmes contra Moriarty: Elemental, querido Watson

Como todo el mundo sabe Sherlock Holmes, el de verdad, el de Arthur Conan Doyle, nunca pronunció la famosa frase “elemental mi querido Watson”; ésta es obra del dramaturgo William Gillette, cuya obra de teatro Sherlock Holmes conoció un clamoroso éxito ya en vida de Conan Doyle. Esa obra fue una de las primeras adaptaciones al cine, en la época silente.

En 1939 la Fox produjo El sabueso de los Baskerville -me niego a decir perro, traducción mucho más pobre- protagonizado por Basil Rathbone y Nigel Bruce. El éxito fue inmediato, tanto más cuanto que la producción fue bastante barata. Inmediatamente aprovecharon a la pareja para rodar otra aventura del detective, basándose en el texto de Gillette: The Adventures of Sherlock Holmes, que aquí se tradujo por Sherlock Holmes contra Moriarty. La historia arranca con un juicio que concluye en la injusta absolución del profesor Moriarty, porque Holmes llega tarde para aportar las pruebas de su culpabilidad. El mismo arranque que utilizó Etan Cohen en su horrorosa parodia Holmes & Watson (2018), a la gloria (sic) de Will Ferrell. Moriarty presume ante Holmes de futuros crímenes, como es lógico se dispone a robar la Torre de Londres; pero antes distraerá al detective con una serie de pistas falsas entre las que hay asesinatos y una bella dama en apuros.

Sherlock Holmes contra Moriarty es una película que ha envejecido bastante bien, en realidad sólo se le puede reprochar su decimonónica ingenuidad; por lo demás está bien hilvanada, y los personajes -alma de cualquier relato- son antológicos.

Entre 1942 y 1946  Roy William Neill rodó otras 12 películas de Sherlock Holmes con Basil RathboneNigel Bruce, ambientadas en plena guerra, trabajando al servicio de los aliados, contra la Alemania nazi. Y crearon el estereotipo HolmesWatson que ha perdurado en el imaginario colectivo; tanto que ha hecho falta dos fenómenos como Jude Law (con Guy Ritchie) y Martin Freeman (en el Sherlock de la BBC) para recordar a los no lectores que el Doctor Watson no era un gordo bonachón algo tonto, sino un médico militar joven y curtido en el campo de batalla.

Sherlock Holmes contra Moriarty es la mejor de las 14 películas que rodara esta pareja y la más larga de todas ellas que, en definitiva, son lo más parecido a una serie de televisión.


Sherlock Holmes contra Moriarty (The Adventures of Sherlock Holmes, 1939)

País: EE.UU. Dirección: Alfred L. Werker Guion: Edwin Blum, William A. Drake Fotografía: Leon Shamroy Montaje: Robert Bischoff Música: Robert Russell Bennett, David Buttolph, Cyril J. Mockridge, David Raksin, Walter Scharf Intérpretes: Basil Rathbone, Ida Lupino, Nigel Bruce, Alan Marshal, Terry Kilburn, George Zucco, Henry Stephenson Duración: 85 min. Distribuye en formato doméstico: 39 escalones Público adecuado: +12 años

Reseña Panorama
s
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.