Si yo tuviera un millón: Sorpresas por capítulos

El señor John Glidden, avaricioso y antipático millonario, está a punto de morir. Ante la cantidad de carroñeros que le rodean a la caza de parte de su fortuna, decide regalar un millón de dólares a personas elegidas al azar, a partir de una guía telefónica. Cada una de las historias de estas personas constituirá un capítulo de la película que la Paramount distribuyó entre sus más prestigiosos directores, tales como Bruce Humberstone, William A. Seitel, Norman Taurog, Lotear Mendel, James Cruze o Ernst Lubitsch, y que también contó con grandes estrellas como Gary Cooper, Jack Oakie o Charles Laughton.

Además de responder a la necesidad de evasión del público americano -en plena depresión- y ayudar a los espectadores a imaginar qué harían ellos con un millón de dólares, esta «película en capítulos» se inscribe dentro de una moda que se impuso en los años treinta para buscar nuevas formas cinematográficas. Si yo tuviera un millón es un compendio de los géneros más diversos, desde la cómica esposa del primer afortunado, que no se calla en ningún momento, hasta la triste situación de una anciana obligada a vivir en un asilo o la tensión que el espectador comparte con un falsificador que no encuentra quien le quiera cobrar el cheque.

- Anuncio -

Quizás el capítulo más destacable sea el realizado por Lubitsch, en el que un oficinista recibe un millón y se despide ante el jefe. En solo tres minutos, y únicamente con la imagen -no hay diálogo- consigue expresar de una manera magistralmente cómica el sentimiento y la personalidad del protagonista. Una curiosidad: Lubitsch rodó dos finales diferentes, uno para la versión americana y otro para la inglesa, y es que tampoco en el humor hay dos países iguales.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Harry Fischbeck, Charles Edgar Schoenbaum, Gilbert Warrenton, Alvin Wyckoff
  • Montaje: Leroy Stone
  • Música: John Leipold, Bernhard Kaun
  • País: EE.UU. (If I Had a Million), 1932
  • Duración: 80 min.
  • Distribuidora en España: Filmin
  • Público adecuado: Todos
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete