Un hombre para la eternidad: 6 Oscar en 1966

Sólida como pocas películas de la época que trata, esta histórica cinta es tremendamente actual, de forma que se cumple lo del certero título.

Ganadora de 6 Oscar en 1966, incluyendo película, director y actor, esta cinta del director vienés de Solo ante el peligro (4 Oscar en 1952) y De aquí a la eternidad (8 Oscar en 1953) adaptó de manera exquisita la gran obra teatral de Robert Bolt sobre los avatares que llevaron al cadalso a Tomás Moro, Lord Canciller de Inglaterra, muerto el 6 de julio de 1535 y canonizado por Pío XI en 1935.

Sólida como pocas películas históricas, Un hombre para la eternidad es tremendamente actual, de forma que se cumple lo del certero título: la integridad de Moro es un ejemplo para cualquier persona honrada que quiere ser político y seguir siéndolo (honrado).

Paul Scofield (1922-2008), un actor solo comparable a grandes de la escena británica como Olivier, Gielgud y Guinness, está enorme: su interpretación nos hace llegar la imagen de un Moro lleno de humanidad, un hombre sencillo y culto que ama a su país y se sabe en las manos de Dios, en las duras y en las maduras. La película puede llevar a la lectura de alguna de las biografías sobre Moro o de su conmovedor epistolario desde la Torre.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Ted Moore
  • Montaje: Ralph Kemplen
  • Música: Georges Delerue
  • Título original: A man for all seasons
  • País: Reino Unido (1966)
  • Distribuidora DVD: Sony
  • Duración: 120 min.
  • Público adecuado: +16 años

 

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete