Vive como quieras: Oscar a mejor película

Vive como quieras | Tony es hijo de un banquero, Alice forma parte de una familia que ha decidido poner en práctica lo de los lirios del campo. El amor que se tienen pone un puente entre dos mundos antitéticos.

El siciliano Frank Capra (1897-1991) triunfó por tercera vez en los Oscar de 1939 llevándose los premios a película y director. Antes lo había conseguido con Sucedió una noche (1934) y con El secreto de vivir (1936), también protagonizada por Jean Arthur. El guión de Robert Riskin, asiduo colaborador de Capra, adaptó al cine la obra teatral de Kaufman y Hart, ganadora del Pulitzer.

Hay quien prefiere otras películas de Capra, pero me parece que esta tiene unas dosis de surrealismo que la hace muy especial. Tres ejemplos, que tengo poco espacio: el portentoso personaje de la bailarina Essie; la manera de llevar la accidentada estancia de Tony y Alice en el restaurante; los refinadísimos gags visuales: el gato pisapapeles, la mecedora que acoge al banquero.

La factura técnica y las interpretaciones son para chillar. La autobiografía de Capra (El nombre delante del título, muy bien editada en España por T&B) es un libro muy divertido y vitalista (y exagerado), que retrata el carácter de un director excelente que además era muy buena persona.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Joseph Walker
  • Montaje: Gene Havlick
  • Música: Dimitri Tiomkin
  • País: EE.UU. (You Can’t Take it With You), 1938
  • Duración: 126 min.
  • Distribuidora en España: Columbia
  • Público adecuado: +12 años
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor