La exposición Mad about Hollywood puede verse desde el pasado 4 de diciembre de 2018 al 13 de enero de 2019 en la Sala El Águila de Madrid, organizada por la Consejería de Cultura, Turismo y Deportes de la Comunidad de Madrid.

«Lights, camera and… action». Palabras muy frecuentes durante los años 50 y 60 en Madrid. Los años en que la capital de España fue la principal sucursal del im­perio Ho­llywood. En Madrid se dieron cita muchos de los mejores actores y directores del momento. Superproduc­cio­nes como La caída del Imperio Romano, Salomón y la reina de Saba, Orgullo y pasión, 55 días en Pekín, Doc­tor Zhivago, El Cid y Espartaco se rodaron en Madrid y alrededores.

España abrió sus puertas para acoger películas proce­den­tes de EE.UU., cuando Hollywood decidió buscar nue­vos escenarios para sus películas tras el fin del sistema de estudios en 1948.

Mad about Hollywood
Orson Welles con su mujer Paola Mori y su hija Beatrice Welles en la travesía del Nuncio en Madrid hacia 1960. Fotógrafo no identificado. (Agence Gaceta). © Courtesy Galerie Lumière des roses.

La gran variedad de paisajes y los bajos costes técni­cos animaron a Samuel Bronston a establecer su productora en Madrid. De esta manera, las grandes estrellas de Hollywood pasaron por España, gracias a una mo­dalidad del Plan Marshall que ayudó a la economía española de manera distinta a como lo hizo en otros paí­ses europeos.

Las 150 imágenes expuestas en Mad About Hollywood se dividen en dos secciones: «Off the Set» se llena con el día a día de actores como Tyrone Power, Audrey Hepburn, Rita Hayworth, Charlton Heston o Ava Gardner. Ava fue la única que eligió Madrid para vi­vir 14 años de su vida. «On the Set» recoge imágenes de los rodajes en localizaciones de los alrededores de Ma­drid y en los gigantescos decorados construidos en los estudios Bronston.

A las excelentes fotografías, se unen una serie de ví­deos realizados por el NODO donde podemos ver el trabajo de directores de la talla de David Lean y Anthony Mann. Tras una lar­ga década de aislamiento, España se abre al mundo. Lo que podríamos llamar un rescate cine­matográfico.

Mad about Hollywood
Audrey Hepburn de compras en Madrid, 1966. Gianni Ferrari / Co­ver / Getty Images.

Hay también proyecciones de fragmentos de rodajes y de entrevistas a los actores que reflejan un Madrid con­tento e ilusionado. Los fotógrafos inmortalizan las sa­lidas madrileñas de Tyrone Power, Rita Hayworth, Or­son Welles, Grace Kelly, John Wayne, Sophia Loren, Maureen O’Hara, Cary Grant

La comisaria de Mad About Hollywood, Esperanza García Claver, ha tenido el acierto de construir un relato muy ame­no que invita a saber más sobre lo ocurrido dentro y fuera del set, uniendo a unas imágenes excelentes, un ca­tálogo muy interesante en el que también escriben el historiador del cine Sánchez Noriega, el escritor cinematográfico Matellano y la directora de producción Sol Car­nicero.

La muestra tiene el interés de observar cómo muchos an­cianos madrileños que trabajaron como extras, o como in­tegrantes de los equipos que construyeron los enor­mes decorados, llevan a sus hijos y nietos a enseñar­les esa foto o ese vídeo donde aparecen fugazmente. Los actores acudían a espectáculos o visitaban la ciu­dad dando ocasión para reportajes fotográficos y entre­vis­tas que se rescatan en la exposición, como el del rodaje de 55 días en Pekín.

Mad about Hollywood
Luis Miguel Dominguín con Ava Gardner y su hermana Bappie al salir de los toros en la plaza de las Ventas. 1 de Mayo 1954. Fon­do fotográfico Martín Santos Yubero. Archivo Regional de la Co­muni­dad de Madrid.

¿Y por qué Madrid? Porque la capital española ofreció a cada uno lo que necesitaba: a los directores gran variedad de paisajes en los que podían rodar como si estuvieran en diferentes partes del mundo, y a los productores unas ventajosas condiciones económicas -bajos costes téc­nicos, mano de obra barata-, así como la facilidad pa­ra trabajar en algunos de los estudios madrileños de la época o construir unos nuevos (como los de Bronston en Las Matas). Lugares como Hoyo de Manzanares, El Es­corial, La Pedriza o la Sierra de Guadarrama, se convir­tie­ron en algunas de las localizaciones más populares pa­ra rodar.
Gran parte de la «culpa» de este «boom» la tuvo Sa­muel Bronston (1908-1994), que fundó Samuel Bronston Productions en Madrid, convirtiéndose así en el responsable de que medio Hollywood pasara por aquí.

De entre las imágenes que vemos cabe destacar las son­risas radiantes de actrices como Olivia de Havilland o Debbie Reynolds bajando por las escalerillas del avión; Audrey Hepburn comprando en Mantequerías Leonesas o actores como Rock Hudson, Marlene Die­tricht o Ava Gad­ner disfrutando de una corrida en Las Ventas.

Mad about Hollywood
En la foto vemos a David Lean con Omar Sharif, Julie Christie, Ge­raldine Chaplin, Tom Courtenay, Rod Steiger, Ralph Richardson y Alec Guinness paseando por una calle de Moscú, recreada en el madrileño barrio de Canillas.

Ava es la gran protagonista de Mad About Hollywood, porque eli­gió Madrid para vivir 14 años de su vida. Con estas palabras expresa su amor por España la propia Ava en sus memorias: «He de admitir que España me fascinó des­de el primer momento. Sentí una especie de parentesco con el flamenco, entonces estaba vivo, era puro… To­do era maravilloso, y continuaba sin tregua día y noche. Me encantaba».

David Lean consideró que Doctor Zhivago era la mejor no­vela que había leído en toda su vida y, tras diversos ava­tares, acabó rodándola entre Madrid y Soria. Durante seis meses un total de 800 obreros trabajaron en los de­co­rados. El rodaje duró del 28 de diciembre de 1964 al 7 de octubre de 1965. La película, de enorme éxito, se es­trenó el 31 de diciembre de 1965. Ganó cinco Oscar.

Mad about Hollywood
Menéndez Pidal, Heston y Bronston.

El Cid se estrenó en España el 28 de diciembre de 1961. Dirigida por Anthony Mann, el rodaje fue visitado por el gran experto en el Cantar, Marcelino Menéndez Pidal, que posó muy satisfecho junto al imponente Charl­ton Heston.

Para el visitante del siglo XXI, el descubrimiento de Ma­drid a través de estas fotos resulta cuando menos asom­broso. Esas décadas sombrías del franquismo se vuel­ven rutilantes de la mano de estas estrellas. Gracias al Séptimo Arte queda demostrado que, a veces, no son so­lo los países los que rescatan el cine, sino que, en oca­siones, es el cine el que rescata a los países.

Irene García Donate
Javier García Donate