Entrevista con Hayao Miyazaki

Con motivo del estreno en España de El viaje de Chihiro, el director nos da las claves para descifrar este película de animación

El viaje de Chihiro

Entrevista con Hayao Miyazaki, director de El viaje de Chihiro

Con motivo del estreno en España de El viaje de Chihiro, el director nos da las claves para descifrar este película de animación

El viaje de Chihiro se desarrolla en una casa de baños. ¿Es una imagen de su infancia?

- Anuncio -

Completamente. Al principio de la película mostramos cómo los dioses y los espíritus van a la casa de baños, o yuya, para relajarse. Tengo recuerdos muy nítidos de las yuyas de mi infancia. Fue en una de esas casas donde vi por primera vez una pintura occidental. También me fijé en una pequeña puerta en la principal zona de baño. Durante varias noches no pude dejar de pensar en lo que podría haber detrás de esa puerta y desde hace muchos años quería hacer una película para explorar ese misterio. Lo he hecho más interesante al centrar la intriga en los dioses. Supongo que las divinidades japonesas, al igual que los hombres de negocios, necesitan fortalecerse en agua caliente antes de ponerse a trabajar. Por supuesto, a los dioses de la película les gustaría quedarse más tiempo pero les obligan a salir al cabo del fin de semana. Imagino que las divinidades de hoy están muy ocupadas.

¿Donde se inspiró para escribir sobre los dioses con tanto detalle?

Desde hace miles de años en Japón creemos que los Kami (dioses) y los Rei (espíritus) están por todas partes: en los ríos, en los árboles, en las casas y hasta en las cocinas. Cuando se me ocurrió la idea para El viaje de Chihiro tuve que visualizar a los Kami. La mayoría son fruto de mi imaginación. Otros se inspiraron en el folclore japonés. Por ejemplo, la máscara de papel usada en las ceremonias del templo Kasuga Taisha inspiró una divinidad.

El personaje de «Sin cara» en El viaje de Chihiro ¿tiene un papel muy específico?

Sí. Me gustaba la idea de un dios errante que no tiene casa. No figura en el folclore japonés. De hecho «Sin cara» representa al Japón contemporáneo porque mucha gente cree que el dinero le hará feliz. Pero cuando «Sin cara» les da oro a los personajes de la película, ¿les hace felices? La reacción pública a este personaje me intrigaba. Algunas opinan que «Sin cara» es una madre. Otros que es un padre. Recibí una carta de un niño que me explicaba que estaba muy triste porque «Sin cara» no tenía a dónde ir. Me contó que lloró de alivio cuando Chihiro le permitió acompañarla en el tren.

El personaje Okusare-Sama (Kusare significa «podrido» en japonés), ¿es una alegoría de los ríos contaminados que necesitan limpiarse?

No me corresponde a mi educar a la gente en la ecología. Sin embargo, sí que proyecto mi experiencia personal en mis películas. Es verdad que ayudo a limpiar el rio que pasa cerca de mi casa. Prefiero los árboles al hormigón, pero nada más. No tenía intención de ser didáctico.

El viaje de Chihiro es uno de los mayores éxitos del cine japonés. ¿Se siente orgulloso?

No sé si orgulloso es la palabra exacta. Con cualquier película, sea un éxito o un fracaso, asimilo el resultado y los comentarios, los cuales me ayudan a evolucionar. Por otra parte, siempre estoy encantado cuando descubro que una película ha recaudado más de lo que costó producirla porque significa que podemos hacer otra con menos presión financiera.

¿Sigue sin tener tiempo para ver otras películas japonesas de animación?

Así es. Por lo tanto no puedo hablar del tema.

Pero sí puede hablar del Museo Ghibli que acaba de inaugurar.

Dirigir un museo es muy complicado. Cuando se completa la producción de una película, termina el trabajo del director. Dirigir un museo es un trabajo diario. Todo tiene que ser perfecto, todos los días. No puedes corregir los errores que cometiste el día anterior. Y lo que es más, siempre tienes que estar pensando en la próxima exposición. Es un trabajo apasionante que no tiene fin.

¿Cuál es su próximo proyecto?

Es una película que nos gustaría estrenar en Japón en 2004. No sé si voy a dirigirla o no. En este momento el mundo está pasando por unos cambios enormes. Aumenta el terrorismo y Japón sufre una profunda recesión. En estas condiciones el estudio debe realizar un trabajo apropiado a la situación… algo que haga las preguntas adecuadas y que dé algunas respuestas al público. Y que a la vez dé un poco de esperanza. Como ya puedes imaginar, es una proposición muy compleja.

Fuente: Vértigo Films