Dexter Fletcher, director de Amanece en Edimburgo

Amanece en Edimburgo
Amanece en Edimburgo

Dexter Fletcher, director de Amanece en Edimburgo

El director inglés Dexter Fletcher habla de Amanece en Edimburgo y sobre las decisiones que tomaron con respecto al musical precedente.

- Anuncio -

Amanece en Edimburgo es un musical ambientado en las frías y elegantes calles de la ciudad escocesa. Dexter Fletcher se esmera en realizar una puesta en escena sencilla y atractiva, combinando notables coreografías inspiradas en los grandes musicales de siempre y escenas de mayor intimismo compuestas de canciones más austeras y reflexivas.

De este modo, encontramos piezas de increíble virtuosismo musical y rítmico, como el famosísimo I’m gonna be (500 miles), flashmob final de la película escenificado frente a la Scott National Gallery. O el divertido Over and Done With, con el típico pub británico como telón de fondo.

No obstante, la cinta no se olvida de la función narrativa propia de un musical y recoge también canciones más pausadas, más acentuadas. Es el caso del Make My Heart Fly o el Oh Jean, entonado por la rasgada voz de un magnífico Peter Mullan.

La trama está bien elaborada y las tres historias de amor, con sus puntos de giro y sus desarrollos, cogen des­de el principio. Todas direccionan hacia un punto de tensión radical a mitad de película, que hace que el espectador no disminuya su interés en ningún momento. Un interés que, en parte, hace reflexionar de mo­do atractivo sobre cuestiones de cierto calado en tor­no a la pareja y a la familia. En su contra hay al­gu­nos detalles algo desproporcionados y previsibles de guión, como algunas reacciones de los personajes femeninos, sobre todo de la madre y de la hija. Pero son li­cencias comprensibles en un género fantasioso co­mo es la comedia musical.

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete