Enrique Gato, director de Las aventuras de Tadeo Jones

Enrique Gato, director de Las aventuras de Tadeo Jones, triunfa en los Goya, con 3 premios para una película de animación, algo insólito en España.

Enrique Gato en los Goya 2013
Enrique Gato en los Goya 2013

Enrique Gato, director de Las aventuras de Tadeo Jones, triunfa en los Goya, con 3 premios para una película de animación, algo insólito en España.

- Anuncio -

La película logra tres premios: mejor película de animación, mejor guión adaptado y mejor director novel.

El equipo de guionistas lo forman Jordi Gasull, Gorka Magallón, Ignacio del Moral, Javier Barreira y Neil Landau. Rescatamos la entrevista que hicimos en FILA SIETE al joven director, cuando se estreno la película.

 

“Siempre me ha gustado In­dia­na Jones. Y creí que resultaría apetecible un personaje en el que se uniera acción y come­dia a partes iguales”

Enrique Gato nació en Valladolid aunque toda su vida ha transcurrido en Madrid. De perfil funda­mentalmente técnico, estudió Ingeniería Informática. La parte creativa se la aportaron los artis­tas de infografía de su facultad. Es el creador del personaje de Tadeo Jones.

¿Cómo pasó del diseño gráfico al mundo del guión animado?

Enrique Gato/ En un principio me dediqué al mundo del videojuego, al que soy aficio­nado desde muy pequeño. Pero pronto me di cuen­ta de que este sector tenía una paleta de po­sibilidades creativas bastante cerrada. No me permitía desarrollar la parte artísti­ca. Así que decidí abandonarlo y me centré en el de­sarrollo del personaje de animación Bi­cho.

Comencé a trabajar este personaje. Y mientras hacía experimentos de animación, me di cuenta de que podía mon­tar una historia. Y fue así como me encaminé hacia un guión de ci­ne.

¿Cuál es el origen de Tadeo Jones?

E. G./ Después de Bicho pensé en otro perso­naje diferente. Siempre me ha gustado In­dia­na Jones. Y creí que resultaría apetecible un personaje en el que se uniera acción y come­dia a partes iguales. En España suele gustar la parodia de personajes americanos. Así surgió Ta­deo Jones. Pero empezó sólo como un persona­je de animación. Yo era animador en la época en que lo diseñé.

¿Cómo cobró vida el personaje animado?

E. G./ Por aquel entonces, hablo del año 2002, se estaba poniendo en pie la producción de Superlópez y me ofrecí a echar una mano. Co­nocí entonces a Nico Matji, que trabajaba en ese proyecto. Vio mi trabajo en mi web, y me planteó poner patas a Tadeo.

Hicimos el primer corto titulado Tadeo Jo­nes en el año 2004. Ganó más pre­mios que cualquier otro corto de animación es­pañol: 64 reco­nocimientos nacionales e inter­nacionales. Y el Goya. Luego vino el segundo corto, Tadeo Jo­nes y el templo maldi­to, en el año 2007, que tam­bién se llevó muchos premios, unos 30, y otro Goya.

Y de ahí al largo…

E. G./ Con estos trabajos previos, corrobora­mos que se podía poner en pie el personaje. Re­cibir un premio por una primera y segun­da par­tes de un mismo proyecto es una es­pecie de con­firmación de que vas por el cami­no correcto.

¿Cómo es Tadeo? ¿Cuáles son sus rasgos de­finitorios?

E. G./ Mientras nos planteábamos la historia, había que decidir cuál era la esencia de Ta­deo. Si estábamos ante un jeta, o ante un perso­naje un poco tonto… Decidimos que queríamos un personaje normal, que fuera más cerca­no al público, con el que éste se pudiera sen­tir identificado. Y así sería más atractiva la evo­lución durante el viaje del héroe. Buscamos un personaje transparente, blanco, bonachón.

La historia es muy sencilla.

E. G./ Sí, está dirigida a un público familiar.

¿Cómo ha sido la labor de guión? ¿Cómo se ha coordinado con varios guionistas?

E. G./ La idea original es de Jordi Gasull, que también es el productor. Pero esta idea la de­sarrollaron Javi Barreira y Gorka Maga­llón. Posteriormente Neil Landau y Jordi Ga­sull -sobre todo- realizaron una labor de profun­da revisión, para adaptarla mejor a las nece­sidades del mercado, tanto americano como euro­peo, buscando una película gene­ralista.

Es una suerte contar con la orientación de Neil Landau. Él se dedica habitualmente a la lec­tura de guiones y los estudia con la frialdad del que no está implicado directamente en el pro­yecto. Y a nosotros nos enriquece otra visión. Se trata de quitarse prejuicios, de quitarse complejos, y ver cómo mejorar, con un traba­jo en equipo. En EE.UU. se hace mucho y es muy útil.

¿Cuándo aparecieron los dos cómics? Qui­zá el largometraje se parece mucho al cómic Indiana Jones y el secreto de Toactlum…

E. G./ Sí, después de cada corto salió un cómic. Y el largo está basado en el primero, titula­do Tadeo Jones y el secreto de Toactlum. Este có­mic es una especie de story board de la pelí­cula. Fue realizado por Javi Barreira y Gor­ka Magallón.

¿Por qué se cambió el final del cómic?

E. G./ Fue una decisión de guión. No se quería retornar al principio, sino plantear un final de historia que se abriera a otra dimensión di­fe­rente.

Una película de animación cuesta mucho. Con un presupuesto reducido han consegui­do un nivel estupendo en el terreno visual.

E. G./ Ha costado 7 millones. Es un presupues­to medio. Y sí, pensamos que con este pre­supuesto, aprovechando cada céntimo de euro, hemos conseguido un buen nivel, cuidan­do el acabado de los personajes, los fondos, etc. Hay películas en España más baratas, como Arru­gas, que costó sólo 1 millón de euros. En ese film se apostó por una historia, que es buenísima. Aunque la imagen es más de có­mic tradicional, porque contaban con menos pre­supuesto. Son opciones que hay que tomar.

Si hubiera dispuesto de más presupuesto, ¿en qué lo habría invertido?

E. G./ En dos aspectos para mejorar la calidad técnica: en el pelo y en el tratamien­to de las telas. Tener menos presupuesto limita el per­feccio­namiento de estos detalles. Y, por supuesto, también el número de per­sonajes y la comple­jidad de la historia.

¿Por qué se han pasado a la técnica estere­oscópica?

E. G./ Cuando sólo llevábamos dos minutos de rodaje, se puso de moda la estereoscopía, y de­cidimos cambiar el rumbo y tirar por allí. Pien­so que esta técnica es el presente y que se va a consolidar en el futuro.

Por otra parte, hemos buscado un efecto equi­librado, donde se note relativamente el 3D, para no sacar al público de la historia, para no despistarlo.

¿Qué próximo proyecto tiene? ¿Habrá segun­da parte de Tadeo?

E. G./ Ya estamos trabajando en otro proyec­to de animación diferente. Espera­remos a ver cómo se da este primer lar­go. Si sa­le bien, la cosa va sola.

 

- Anuncio -