Inicio Noticias Entrevistas Entrevista a Majid Majidi, director de Hijos del Sol

Entrevista a Majid Majidi, director de Hijos del Sol

Majid Majidi durante el rodaje de Hijos del Sol (2020)
Majid Majidi durante el rodaje de Hijos del Sol (2020)

Entrevista a Majid Majidi, director de Hijos del Sol

Majid Majidi: «Deberíamos considerar que el mundo es como una familia y que estos niños son miembros de esa familia, nuestra familia»

El mundo de los niños ha sido un tema importante en sus películas, ¿por qué le parece inspirador?

Majid Majidi (Hijos del Sol)/ Siempre me ha interesado el sorprendente mundo de los niños. Es un mundo con una autenticidad irrefutable y con el que el público se identifica fácilmente, pero para mí no es un simple instrumento. Como realizador, me siento muy atraído por los niños. Son una fuente de inspiración: su pasión, originalidad, imaginación y esa libertad que les permite vivir aventuras. Ven lo que los adultos han dejado de ver y hacen gala de un coraje del que carecen los adultos.

No me canso nunca de filmarlos y de divertirme con ellos en el set. Siento un gran respeto por su sensibilidad y la delicadeza a la hora de relacionarse con los demás. Por lo general, siempre te dan mucho más cuando les pides que hagan algo que los afecta. Cuando confías en ellos y te conviertes en su amigo y cómplice, su autenticidad y su realismo son asombrosos.


¿Cuál fue el proceso para encontrar el reparto de jóvenes, en particular de Rouhollah (Ali) y Shamila (Zahra)?

Majid Majidi (Hijos del Sol)/ En todas mis películas [Baran, El color del paraíso], el casting es la parte que más tiempo exige en la fase de preproducción. Es un proceso difícil y complicado. El proceso de eliminación es muy doloroso y desgarrador y exige mucho tacto y empatía, sobre todo porque no quieres echar a perder sus sueños.

Es una gran responsabilidad. Hicimos más de 3.000 audiciones durante un período de cuatro meses, antes de encontrar a nuestros actores. Algunos son verdaderos niños de la calle como Shamila (Zahra) y su hermano Aboulfazl. Son inmigrantes afganos en la pantalla pero también en la vida real. Viven con sus padres y al igual que en la película, reparten sus jornadas trabajando en la calle o en el metro y asistiendo a una escuela para trabajadores infantiles. Hace un año visité su escuela. Shamila lo iluminaba todo, estaba tan segura de sí misma, con un carisma natural. Luego me reuní con su hermano pequeño y les pregunté que hablaran en su lengua. Se mostraron tan naturales y perfectos que les pedimos que vinieran al casting. Su fuerza interpretativa proviene de sus experiencias vitales.

En cuanto a Rouhollah (Ali), él tampoco había actuado nunca. Era puro, con una energía natural, decidido a dar más de lo esperado. Elegir al protagonista fue la tarea más difícil. Pero Rouhollah superó a todos los demás porque desprendía una gran intensidad, muchas ganas de salir adelante… lo mismo que el personaje de la película, tan decidido a encontrar el tesoro y salvar a su madre.

Ya había trabajado con un reparto de actores jóvenes. ¿Cuál es su filosofía para sacar de ellos grandes interpretaciones?

Majid Majidi (Hijos del Sol)/ Encontrar el actor infantil adecuado es el 50% de este trabajo. Después tienes que conocer a cada niño y permitir que su talento y su pasión brillen y salgan a la superficie. Estoy muy cerca de ellos, me cuentan muchas historias, y bromeamos juntos de forma entrañable. Necesito crear una verdadera complicidad con cada uno de ellos. Pasamos buenos ratos juntos y los animo a que se sientan libres. Eso se traduce en confianza a la hora de  abordar sus papeles porque ya no están asustados, quieren brillar y agradar.

Esta sinceridad e inocencia se capturan de forma natural. También acepto alguna improvisación cuando es mejor que lo que hay en el guion. Después yo adapto el guion a ellos y no lo contrario. Con ellos, la improvisación siempre es una fuente ilimitada de riqueza, es magia en estado puro.

Gran parte de la película está rodada en exteriores así como en espacios públicos, ¿a qué se debe esa elección y qué problemas planteó?

Majid Majidi (Hijos del Sol)/ La mayor parte de las localizaciones eran reales porque queríamos que la película fuera perfecta, que no se pareciera a una ficción, sino más bien a un documental. Algunos de esos espacios, como el metro, tenía limitaciones, pero nos las arreglamos para que funcionara.

Una escena muy importante transcurrió en un plató. El túnel y el depósito de agua se construyeron expresamente para la película, y fue la parte más complicada del rodaje. Cada parte del túnel se construyó por separado para que diera cabida a los movimientos de los actores y permitiera a la cámara filmar desde diferentes ángulos. Nos llevó un mes terminarlo y fue muy difícil.

Hijos del Sol (2020)

¿Tanto usted como el director de fotografía tienen métodos de trabajo específicos para capturar escenas con el reparto joven en estos entornos naturales?

Majid Majidi (Hijos del Sol)/ Preparamos varias veces todos los movimientos de cámara en los escenarios reales y sin los actores. En el metro, el tráfico habitual no se detuvo y había muchas normas que dificultaban nuestro rodaje. Así que practicamos toda la escena con los actores y sin cámaras. Los momentos más emotivos fueron los más difíciles ya que había que plasmarlos en una o dos tomas como máximo. No teníamos ningún control sobre la escena de la conversación entre Ali y Zahra: tenían que bajarse de un tren de verdad con la cámara siguiéndolos y debían decir sus diálogos de inmediato.

Cuando nos pusimos a filmar esa escena, preparé a Zahra pidiéndole que tuviera en cuenta que podían enviarla a un campamento para después deportarla con toda su familia. Cuando el tren se detuvo, ella estaba totalmente preparada. Cuando los niños se bajaron, yo también me bajé rápidamente, me paré detrás de la cámara y filmé la escena. Zahra estuvo maravillosa. Actuó con mucha naturalidad pero con una gran determinación. Puede parecer cruel a primera vista, pero gritar esta declaración en voz alta y clara en una película fue un alivio para ella. Se quitó un peso de encima. Se sentía muy orgullosa de poder expresar esa gran injusticia.

A estos chicos tan emprendedores se les asigna una tarea que conlleva desafíos y peligros. El drama es bonito y conmovedor, y a veces tenso, ¿era importante hacer una película que tuviera humor, suspense y también sinceridad?

Majid Majidi (Hijos del Sol)/ No quería hacer una película que fuera una denuncia del trabajo infantil. Quería que fuera entretenida, potente, alegre, que estuviera repleta de aventuras y coraje, que mostrara que estos niños son listos, ingeniosos y resilientes. Pero también quería dejar claro lo astutos que son los niños en su forma de relacionarse. Tienen que ser astutos con los adultos y sensibles entre sí. Son extremadamente observadores, muy inteligentes. Esperaba que todos esos elementos hicieran que mi alegato en favor de sus derechos tuviera aún más fuerza.

Para abordar temas tan polémicos como el trabajo infantil, es necesario servirse del humor y de la empatía, así que decidí imaginar una peligrosa aventura en busca de un tesoro. La palabra ‘tesoro’ despierta el interés de todo el mundo. El conserje de la escuela, un hombre mayor, no duda en seguir a Ali. Tesoro tiene un significado diferente para cada persona ya que representa una esperanza inesperada de encontrar algo especial, algo mágico. ¡En realidad, uno de los personajes que encuentra el tesoro de esta aventura es él!

La escuela les ofrece algo más que el «tesoro» que buscan debajo de ella. Es una hermosa yuxtaposición: ¿qué dice la película sobre la importancia del acceso a la educación?

Majid Majidi (Hijos del Sol)/ En mi opinión, el verdadero tesoro son estos niños y su potencial. La educación es su derecho inalienable y es la clave de su futuro. Está claro que no todos los niños sirven para estudiar. A muchos no les gusta sentarse en una clase, pero les da tiempo para respirar y crecer y para descubrirse a sí mismos y a los que les rodean. Es una oportunidad que necesitan todos los niños. La yuxtaposición de la escuela y el tesoro crea una metáfora que pone en evidencia la importancia de la educación y la necesidad de excavar dentro de ti mismo para encontrar tu tesoro.

¿Existe una escuela de verdad para niños de la calle? ¿Se inspiró en ella para crear la historia? ¿O conoció a algún profesor?

Majid Majidi (Hijos del Sol)/ Desde luego. La idea de esta película surgió de una escuela de Teherán fundada por una ONG nueva. Me inspiré en ellos y creo que esta iniciativa debería ser más amplia y tendrían que adoptarla todos los países. Mi esperanza es que esta película ayude a concienciar a la gente y a crear nuevas iniciativas.

¿Qué espera que el público, y en particular el público más joven, aprenda de la película?

Majid Majidi (Hijos del Sol)/ Una película que llega al corazón y a la conciencia del público puede concienciar pero sin sermonear. Espero que el público más joven vea a estos niños enfrentándose a grandes desafíos, luchando y saliendo adelante a pesar de que sus sueños parezcan imposibles e inverosímiles. No quiero que ningún niño caiga en la desesperación porque las consecuencias son terribles. En cuanto a los adultos, quiero mostrar que todos somos responsables de todos los niños, y que debemos crear una sociedad segura para ellos.

Ha dicho que la película está dedicada a los niños de la calle. ¿Qué mensaje desea transmitir al público?

Majid Majidi (Hijos del Sol)/ Al principio de mi película se dice que, según las estadísticas de las organizaciones mundiales de derechos del niño, como UNICEF y la OIT, hay 250.000.000 en todo el mundo, de los cuales 152.000.000 son trabajadores infantiles en condiciones peligrosas. A pesar de que esas cifras han ido disminuyendo constantemente gracias a las organizaciones mundiales y a numerosas asociaciones en 190 países, sigue siendo un número muy impactante. Deberíamos considerar que el mundo es como una familia y que estos niños son miembros de esa familia, nuestra familia. Si engañan a uno de esos niños o se ve implicado en bandas criminales, tráfico de drogas o robos, toda la familia, nuestra comunidad mundial, sufre. Estoy profundamente comprometido con los derechos del niño. No se debería arrebatar la infancia a los niños ni impedir su desarrollo. Los niños merecen que los tratemos con más protección, dignidad y justicia y espero que mi película pueda contribuir en alguna medida.

Fuente: Caramel Films

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Salir de la versión móvil