Miguel Faus, director de The Death of Don Quixote
Miguel Faus, director de The Death of Don Quixote

Miguel Faus, director de The Death of Don Quixote: «El Quijote es una de las primera novelas meta-narrativas, y lleva la idea de lo ‘meta’ a niveles de una modernidad radical que no sé si alguien ha alcanzado aún en el cine»

En primer lugar, ¿cómo ha sido el recorrido del corto?

Miguel Faus/ El corto fue un ejercicio de dirección del cuarto trimestre del máster que hice en la London Film School, y por tanto lo hicimos dentro de unas circunstancias llenas de limitaciones, que creo que nos ayudaron mucho en lo creativo, ya que nos obligaban a pensar soluciones imaginativas y a tenerlo todo muy bien planificado. Una vez terminado, tuvimos la gran sorpresa de poder estrenarlo en el Festival de Sitges, y luego de llevarnos de ganar el Meliès de Plata al Mejor Cortometraje Europeo, ambas cosas que estaban completamente fuera de mi horizonte de expectativas mientras hacia el corto.

Tras ese premio, nuestro Quijote ha podido cabalgar por otros treinta y tantos festivales, tanto en España como en varios otros países, como Italia, Bélgica, Grecia, México, India, Estados Unidos, Colombia, Turquía… El verano pasado también se proyectó durante varias semanas en los Cines Verdi de Barcelona y Madrid, gracias a su programa «La Sesión Más Corta», que es una gran iniciativa para acercar el formato corto al público.

La película se presenta online en un día tan especial como el 23 de abril, aniversario de la muerte de Cervantes…

Miguel Faus/ Yo tenía ganas de lanzarlo online en algún momento de 2020. Ha llegado el momento de que pueda verlo quien quiera, cómo y cuándo quiera. Manuel Asín me recordó la efeméride, y me pidió que el corto se estrenase ese día dentro de la programación especial para ver en casa que está haciendo el Cine Estudio del Círculo de Bellas Artes, que en los últimos años se ha convertido -gracias al trabajo de Manuel– en un pequeño templo del cine.

La figura del Quijote en el cine es una historia de frustraciones. Orson Welles, Terry Gilliam. ¿Qué pretende aportar con su pieza?

Miguel Faus/ Sí, parece que haya una maldición sobre las adaptaciones cinematográficas del Quijote, y ese es uno de los temas principales del corto. Quería aportar una visión distinta, aunque sin duda influida tanto por Welles y sus (fértiles) fracasos como por la primera parte de las aventuras de Gilliam, recogidas en ese pedazo de documental que es Lost in La Mancha. Quería hablar de dos obsesiones que me rondaban entonces, y que me siguen rondando: por un lado el Quijote, y por otro lado las películas sobre el cine, y todo lo que tiene que ver con lo meta-cinematográfico.

Me di cuenta de que en realidad esas películas que yo amaba sobre la aventura que supone hacer una película (como La noche americana u Ocho y medio, por citar solo un par), en el fondo, son películas muy quijotescas. Por dos razones. Primero porque hacer cine tiene algo de sueño loco quijotesco, de esa mezcla de ímpetu romántico y ansia de gloria con una megalomanía en el fondo bastante ridícula. Y segundo porque, precisamente, el Quijote es una de las primera novelas meta-narrativas, y lleva la idea de lo «meta» a niveles de una modernidad radical que no sé si alguien ha alcanzado aún en el cine.

Por todo esto, pensé entonces que una adaptación cinematográfica del Quijote debería ser, casi obligatoriamente, meta-cinematográfica, y de ahí salió la idea de no rodar un pequeño episodio del Quijote, sino el intento de filmar ese episodio, que decidí que fuera la muerte de Don Quijote porque me parece uno de los momentos más bellos del libro, y también porque es el momento donde más se pone en juego este conflicto entre el sueño de hacer algo grande e importante y las limitaciones del mundo… lo cual vuelve a ser una idea muy aplicable al impulso de hacer una película y darse constantemente de bruces con las limitaciones que te impone el mundo. Una de las grandes alegrías que me ha dado este corto fue que lo vio Terry Gilliam, a través de esas casualidades de la vida, y me habló muy elogiosamente de él.

Se graduó en la London Film School. Háblenos de esa escuela de cine.

Miguel Faus/ Solo puedo decir cosas buenas de la London Film School, donde aprendí a encontrar mi visión como cineasta, y a trabajar en equipo para tratar de llevar esa visión a la pantalla. El curso es totalmente práctico, así que uno aprende a hacer cine enfrentándose una y otra vez (en ejercicios muy pequeños primero, y luego algo más grandes) a todos los problemas que surgen en cada fase de la creación de una película, desde la primera idea hasta que cierras la mezcla de sonido.

Me interesa mucho el clasicismo que respira su obra, por cierto, muy cuidada. En este sentido, en la primera escena queda definida una estética muy pictórica, con una composición y tratamiento lumínico que me recuerda a un pintor de la Escuela Flamenca, Adriaen van Ostade. ¿Cómo lo siente usted?

Miguel Faus/ Este clasicismo del corto surgió del material y también de las limitaciones materiales que nos imponía la escuela. Por ejemplo, porque teníamos que rodar obligatoriamente en blanco y negro, así que decidimos con el director de fotografía, un compañero del máster, que rodaríamos con mucho contraste, tanto para darle al corto una atmósfera opresiva y mortuoria como para resaltar el conflicto moral del protagonista. En cuanto a la primera escena, ahí quisimos que el planteamiento de la luz fuera distinto, porque ese plano en realidad no «pertenece» a nuestro corto, sino a la película del Quijote que está rodando el protagonista del corto, ese director tozudo, y por tanto decidimos iluminarla de una forma muy pictórica como dices, bastante barroca y poco común hoy en día, pero que nos daba el tono que queríamos que tuviera la escena y también nos parecía que así sería como rodarían esto en un una película de época rodada en un estudio de Londres en 1968.

The Death of Don Quixote (2018)
The Death of Don Quixote (2018)

Su segundo corto, Calladita, también proviene de la London Film School y ha sido seleccionado en el Festival de Málaga. Tengo entendido que trabaja en un proyecto de largometraje sobre esta pieza. ¿Es así?

Miguel Faus/ Sí, Calladita es mi proyecto de graduación en el máster de la London Film School, pero lo rodamos en la Costa Brava y es una producción catalana. Estamos a la espera de cuándo pueda celebrarse el Festival de Málaga, porque nos hace muchísima ilusión estrenar allí, pero pase lo que pase estamos seguros de que el corto llegará a su público de una forma u otra. Ahora estoy escribiendo la versión de largometraje de Calladita, que cuenta un verano en la vida de una empleada doméstica que trabaja interna en una casa en la Costa Brava. Tengo la suerte de contar con el apoyo de dos programas maravillosos que han seleccionado el proyecto: DAMA Ayuda y el Short to Feature Lab.

¿Qué espera de esta proyección en casa?

Miguel Faus/ Espero que The Death of Don Quixote pueda encontrar su público y que haya gente que conecte con el cortometraje.

Finalmente, siempre me gusta saber la opinión de directores de cortos sobre el tratamiento informativo que se da a este formato.

Miguel Faus/ Si bien es cierto que el cortometraje no solía contar con demasiada atención informativa, creo que eso está cambiando en los últimos años, y de todos modos me parece que los medios son un reflejo de lo que interesa al público, así que somos los que nos dedicamos a hacer cortometrajes quienes tenemos que intentar conectar con el público y esforzarnos por generar interés.