Oona Chaplin
Oona Chaplin

Oona Chaplin, actriz: «El cine está cansado, y la televisión está explorando sus límites siendo valiente, con mucha creatividad y vitalismo»

Con apenas 28 años, la nieta de Charles Chaplin ha combinado trabajos muy interesantes en cine y televisión que van de The Hour a Juego de Tronos, de 007: Quantum of Solace a la reciente Purgatorio.

En Purgatorio ha optado por una película peque­ña. Una casa recién estrenada, unos muebles de IKEA, 5 actores, un director novel, ¿por qué?

Oona Chaplin/ Porque me gustó la historia y los te­­mas que toca -como la muerte- y sobre todo porque cuan­­do conocí a Pau conectamos inmediatamente. Es muy inteligente y sensible, un verdadero lu­jo.

Lo de Sergi Méndez es increíble. 13 años y ya in­ten­ta robarle más de un plano… ¿Cómo fue su tra­ba­jo con él?

O. C./ Es un chaval muy valiente, con un talento tre­­mendo. Todos nos quedamos muy sorprendidos con su capacidad. Me encanta sobre todo el cambio que dio de niño peligroso a niño bueno.

Una película de terror no suele tener termino me­­dio. O te hace temblar o te hace reír. ¿Era cons­cien­­te de lo cerca que estaban los dos extre­mos?

O. C./ En absoluto. Con todos los proyectos hay ries­gos de que no funcione, pero eso hay que olvidar­lo por­que es un miedo inútil.

¿Qué películas españolas le han llamado más la aten­­ción en los últimos años?

O. C./ La verdad es que estoy muy fuera de órbi­ta. De las que he visto en el Festival de Málaga, To­dos es­tán muertos me pareció muy conmovedora. Tam­bién me encantó 10.000 km. El cine español es un bicho com­­plicado, pero siempre luce de buenos ar­tistas.

El próximo 4 de junio cumple 28 años, el mis­mo nú­mero de veces que ha trabajado en una se­rie o en una película. ¿Cómo se logra una fil­mografía tan variada y numerosa en tan poco tiem­po?

O. C./ Pues no lo sé. Este mundo no tiene ni rima ni sen­tido. Es casi todo suerte, y por eso hay que es­tar pre­parados para cuando te toque, hacer un buen tra­ba­jo. Y así trabajar más.

¿Cómo es su experiencia de rodaje en EE.UU., Inglaterra o España? ¿Qué se quedaría de cada uno?

O. C./ Cada rodaje es distinto, una familia con sus amo­­res, chistes y dramas. El único estereotipo váli­do es que normalmente los americanos tienen pre­su­pues­to, MUCHO presupuesto.

¿Cree que realmente la pequeña pantalla es ca­da vez más creativa? ¿Se está llevando la televisión los mejores talentos del cine?

O. C./ Por primera vez, mucho de lo que se hace en te­­levisión está siendo mejor que lo que vemos en las pe­­lículas. El cine está cansado, y la televisión es­tá explorando sus límites siendo valiente, con mu­cha crea­ti­­vidad y vitalismo. Creo que es una tran­sición im­­portante.

¿Algún consejo de su madre que le haya servi­do pa­­ra interpretar?

O. C./ «Cúrratelo mucho siempre, que talento lo tie­ne cualquiera».

¿Nos puede decir algo de sus próximos proyectos?

O. C./ Rodamos el piloto de Hoke en febrero y fue real­­mente una experiencia. Paul Giamatti es un ver­da­­dero monstruo, verle trabajar es contemplar a un ge­­nio de la interpretación en estado puro. Y es un tío es­­tupendo. Por lo demás, a ver hacia dónde so­pla el vien­­to.

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año