Entrevista con Jason Reitman, director de Up in the air

Up in the Air (2009)
Up in the Air (2009)

Entrevista con Jason Reitman, director de Up in the air

Jason Reitman: «Mi escena preferida es la escena en la que Vera Farmiga y Anna Kendrick hablan sobre lo que buscan en un hombre. Creo que es la mejor escena que he rodado».

¿Qué te llevó a rodar esta película?

Up in the air es una película sobre un hombre que se dedica a despedir a gente y colecciona millas de vuelo religiosamente. Yo mismo soy un viajero obsesionado con las millas, de manera que conecté enseguida con el libro y me pareció muy interesante humanizar a un tipo como Ryan Bingham.

¿Cuánto tardaste en rodar esta película?

Me costó muchísimo escribir el guión, me llevó unos seis años pero cuando empezamos todo pasó muy rápido. Hicimos la película en unos ocho meses.

¿Cómo ha afectado la crisis económica a la película?

Cuando empecé con la película estábamos en un buen momento económico, era época de vacas gordas y escribí el guión como una sátira empresarial pero a medida que el mundo fue cambiando, el guión fue cambiando con él. Intenté que el tono de los despidos fuera más acorde con los tiempos actuales y de hecho recurrimos a gente a la que habían despedido en la vida real para reflejar mejor esa idea.

Háblanos del casting.

Estábamos rodando en St. Louis y Detroit, dos ciudades muy afectadas de Estados Unidos. Pusimos anuncios en el periódico diciendo que estábamos haciendo un documental sobre quedarse sin trabajo y la gente nos envió fotos y cartas. Elegimos a 100, 25 de los cuales salen en la película. Nos sentamos con ellos, los entrevistamos durante 10 minutos y luego les preguntábamos si podríamos despedirlos delante de la cámara.

¿Cómo conseguiste involucrar a George Clooney?

Con mucho dinero. No, es broma. Se lo pedí y tuve la suerte de que el guión conectase con él.

¿Cuánto hay de George Clooney en Ryan Bingham?

No lo sé. Obviamente hay cierta conexión entre el personaje de Ryan Bingham y George Clooney y cuando George leyó el guión entendió que habría gente que vería cierta conexión entre él y su personaje pero era algo que estaba dispuesto a asumir.

 ¿Cómo ha sido trabajar con Anna Kendrick?

Anna Kendrick es maravillosa. La vi en Rocket Science y me pareció toda una revelación. Anna es única en su generación. Tuve la misma sensación que cuando encontramos a Ellen Page para Juno. Es emocionante trabajar con alguien que está al principio de una carrera tan prometedora.

¿Qué es lo que más te gustó de Vera Farmiga?

De Vera me gusta que es una mujer entre niñas, hay muy pocas actrices estadounidenses que sean mujeres de verdad. Además, tiene una forma única de combinar feminidad y masculinidad, no tiene problemas para ser agresiva sexualmente y un segundo después ser muy femenina. Se movía en una especie de cuerda floja tonal que sólo ella puede combinar.

¿Ha sido difícil encontrar el equilibrio entre la realidad dramática y la comedia?

Es algo que no me cuesta. Creo que cada director tiene algo que sabe hacer bien. Hay directores que ruedan muy bien, otros iluminan muy bien y yo, por lo que sea, sé combinar muy bien los tonos.

¿Cuál fue la escena más difícil de rodar?

Rodar en un aeropuerto es todo un reto. La logística es imposible. Todo tiene que pasar por seguridad, los actores, tienes que llevar generadores para la electricidad. Controlar a la gente en un aeropuerto es prácticamente imposible, sobretodo cuando tienes a George Clooney en el set. Así que rodar en aeropuertos es complicado.

¿Cuál es tu definición de ‘glocalización’?

Glocalización es una idea preestablecida. La definición empresarial de glocalización es que te lleva a cualquier parte aunque la realidad es que no te lleva a ningún sitio. Para mí, glocalización es la destrucción de la comunidad.

¿Cuál es tu escena preferida de la película?

Mi escena preferida es la escena en la que Vera Farmiga y Anna Kendrick hablan sobre lo que buscan en un hombre. Es una escena que mi mujer ayudó a escribir y es buenísima. Creo que es la mejor escena que he rodado.

Háblanos de tus proyectos futuros.

Estoy adaptando un libro de Joyce Maynard, el autor de «To Die For» y estoy escribiendo el guión con Jenny Lumet, la guionista de La boda de Rachel.

¿Con quién te gustaría trabajar en el futuro?

Me encantan Laura Linney, Rachel McAdams, Joan Allen, Matt Damon, no sé, son muchísimos.  Sobretodo me gustaría seguir trabajando con los actores con los que he trabajado hasta ahora.

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete