Alexia (2011)
Alexia (2011)

«Mi idea es mostrar a Alexia. No he hecho esto contra nadie»

Pedro Delgado dirige su segunda película, después de la animada Puerta del tiempo. Alexia cuenta la vida de una niña madrileña que muere en 1985 con 14 años, a causa de un cáncer en la columna vertebral.

¿Cómo surgió la idea?

Soy miembro de la Academia de Cine. Debía ver Camino para votar en los Goya. No me apetecía nada por una razón emocional: mi hermana, con 17 años, padecía cáncer, mi suegra padecía cáncer y tenía una cuñada que hacía dos años había fallecido de cáncer, muy joven. No tenía ganas de ver un dramón. Pero por aquello de ser profesional la vi.

Y me emociono… hasta la mitad. Porque empecé a detectar irregularidades en el guión que intuyo al servicio de una idea. Más tarde, en Navidades, andaba buscando libros y me topé con Un regalo de Dios, de Pedro Antonio Urbina, sobre Alexia. Lo leí. Yo había hecho publicidad y un largo de animación… Y me planteé por qué no podía afrontar un documental. Así que decidí poner en marcha el proyecto.

¿De alguna manera, su película es una respuesta a Camino?

Es una pregunta que me hace sonreír, porque yo la formularía. No, no es una respuesta a Camino. Mi idea es mostrar a Alexia. No he hecho esto contra nadie; de hecho no hay la menor alusión a nadie, sólo al entorno de Alexia.

¿En qué ha consistido la colaboración de la familia de la niña?

Lo único que les pedí era que se dejasen grabar mientras contaban recuerdos de su hermana. Y me dejaron usar fotos, vídeos, cartas… Pensé que sería interesante poder usarlo.

La película tiene dos narradores…

Al principio se nos ocurrió usar un ángel como narrador. Poco a poco se impuso la idea de que la propia Alexia contara su vida. Me fije en ese recurso en un documental que optaba a los Goya, Ciudadano Negrín, que arranca con un segmento brevísimo en el que Negrín habla.

Al ser la niña y un ángel los que cuentan la historia se logra un tono sorprendente…

Sí; meto a Alexia y a Hugo -su ángel-, y la cinta adquiere un cierto tono de relato de ficción aunque todo sea real porque estamos en un documental. Me parece que la película permite que el espectador conozca la historia y saque sus conclusiones.

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete