Pepe Reyes
Pepe Reyes, flanqueado por los actores Rodolfo Sancho y Michelle Jenner

Pepe Reyes: Vistiendo a los Reyes Católicos

Hasta el 8 de diciembre, se puede admirar en el Museo del Traje de Madrid una mues­tra del trabajo de Pepe Reyes en la serie Isabel. Detrás, mucha documentación y un gran equipo.

¿En qué se ha inspirado para el vestuario de Isab­­e­l?

Pepe Reyes/ Hay muchas referencias. De la primera tem­­porada nos encanta toda la obra de Berruguete y Fernando Gallego, y también pintura sobre la Virgen de esa época. Los colores son más puros que en la segunda temporada, en la que se mezclan la cultura ju­día y la nazarí.

¿Cuántas personas componen el equipo de vestua­rio?

P. R./ Cuatro para capítulo par y cinco para capítulo im­­par. Incluyendo a las sastras que tengo en la sastre­ría que he montado en el plató.

¿Cuáles han sido sus fuentes de documentación?

P. R./ Los libros de Carmen Bernis son la mejor Bi­blia para nosotros.

¿Hay alguna evolución consciente en la paleta cro­­mática? ¿Algún simbolismo en los colores de los per­sonajes principales?

P. R./ Sí. Blancos y negros para la primera tempora­da. La pureza de una niña de catorce años (blancos) que llega a una corte llena de intriga (negros y rojos). Los colores de las especias para la corte Nazarí y los ocres para los judíos.

¿Cuánto se tarda en crear cada traje?

P. R./ Depende de si se cierra a tiempo el casting y tam­­bién es algo que va en función de la necesidad de ca­­da guión. Lo normal es que vayamos contrarreloj.

¿Qué rasgos de personalidad de los protagonistas se resaltan a través del vestuario?

P. R./ Los estados de ánimo, la posición social, la in­­fluencia de cada corte en los diferentes reinos… El ves­­tuario puede narrar tanto y tan sutilmente…

Isabel (2012)
Isabel (2012)

¿En qué medida colabora Cornejo en la producción de vestuario?

P. R./ En esta tercera temporada que estoy rodan­do, di­seño en Cornejo personajes como Felipe el hermoso, Jua­na la loca, Margarita de Austria y Ana de Bre­taña. En otras temporadas me han salvado toda la fi­guración.

¿Qué tipo de tejidos usan y qué tratamientos llev­an?

P. R./ Los jacquard, terciopelos, brocados en seda y li­nos son los que más utilizo. Los teñimos, los pinta­mos, bor­damos y volvemos a rehacer. Son tejidos con mu­cho tra­bajo encima para poder dar ese aire que que­remos.

¿Qué se hará con toda la producción de vestuario de Isabel una vez acabe la serie?

P. R./ Pues volverá a los almacenes de TVE, Cornejo y a otras casas de alquiler.

¿En qué se han inspirado para los peinados?

P. R./ Marta Marín, directora de peluquería, me co­menta que la inspiración de la primera temporada fue más natural y ligera, y con la segunda se creó una lí­nea más sobria para dar madurez a los persona­jes prin­cipales que siguen apareciendo en todas las tem­po­radas.

¿Qué importancia tienen los complementos en los personajes principales?

P. R./ Pues muchísima. No solo hablo de coronas y toi­sones, que son imprescindibles en este tiempo. To­da la joyería de Tharros o Verdeagua ha sido diseñada es­pecialmente para cada personaje femenino. Desde los bordados en los pañuelos hasta los rosarios de Isabel son cuidadosamente elegidos.

¿Las joyas son creadas especialmente para la se­rie? ¿En qué se inspiran y cuál es el proceso de crea­ción?

P. R./ Los libros sobre pintura de la época son in­dis­pen­sables. Las joyas del reino Nazarí son inspiradas en pie­zas medievales que vimos en Marruecos.

¿Cuál ha sido el capítulo más laborioso en cuan­to a vestuario? ¿Y el vestido más complicado?

P. R./ El capítulo donde aparecía la corte Nazarí y en el que se hacía el funeral de Mulay, también la secuencia de la expulsión de los judíos.

El vestido de rendición llevaba muchísimo trabajo y era complicado de poner y de llevar.

¿Cuántos trajes aparecen de media en un capítulo de Isabel?

P. R./ Depende, pero pueden ser entre doscientos y tres­cientos, dependiendo de secuencias de mucha figu­ra­ción.

Pepe Reyes en pleno trabajo para la serie Isabel (2012)
Pepe Reyes en pleno trabajo para la serie Isabel (2012)

¿Cuántos extras se suelen utilizar?

P. R./ Entre cien y doscientos si hay secuencias de ba­tallas o pueblo.

¿Qué series le parecen una referencia en cuanto a vestuario en el panorama actual?

P. R./ Me es difícil decantarme porque soy muy se­rie-adicto. Mad Men, Downton Abbey y Boardwalk Empi­re.

¿Cómo ha sido trabajar con los actores principales, Michelle y Rodolfo?

P. R./ Un gustazo. Siempre digo que son unos santos católicos, apostólicos y romanos. A Rodolfo le conozco desde hace años y hay una confianza plena. Mi­chelle es un amor. Llevando el peso de la serie y ja­más la oirás quejarse.

Conoce bien al director, Jordi Frades…

P. R./ Pues después de La señora y República tenemos una comunicación casi de matrimonio. Aquí ha­bía un reto y era el de actualizar una historia tan den­sa co­mo la de los Reyes Católicos y, aunque el arran­que fue tenso, enseguida nos entendimos.

¿Qué podremos ver en las siguientes temporadas de Isabel? ¿Percibiremos variaciones en el vestuari­o?

P. R./ Sí, en esta tercera temporada que estoy rodando hay una paleta de oscuros para marcar las muer­tes en la vida de Isabel hasta la suya propia. Sin em­bargo, en la Corte de Roma todo es más sangriento y los rojos son los que predominan. En la Corte de Fran­cia, los azules y blancos, hasta en los lutos.

¿Cómo sería la dirección de vestuario de sus sue­ños? ¿Alguna época predilecta?

P. R./ Tiempo para preparar y dinero para no estar to­do el día en la cuerda floja ante los imprevistos. A mi equipo no lo cambio por nada en el mundo.

Laura Velasco

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año